Un adolescente de Pichanal y un niño de Embarcación fueron los más afectados por la manipulación de artículos de pirotecnia durante la Nochebuena. La celebración también registró heridas de menor gravedad a otros tres niños y a igual número de adultos que fueron a atenderse al San Bernardo.
En el Hospital Materno Infantil se registró el ingreso de tres niños de la ciudad de Salta que sufrieron quemaduras también producto de pirotecnia: una niña de 1 año de edad sufrió quemaduras a la altura del ojo izquierdo, un niño de 8 años con quemaduras en la mano derecha y una niña de 7 años de edad con quemaduras de grado A en la mano izquierda.
Desde el interior de la provincia, y también por la manipulación de artículos de pirotecnia, llegó al Hospital Materno Infantil procedente de Orán un adolescente de 14 años con serias lesiones en la mano izquierda, lo que obligó a la amputación de la primera falange del dedo anular. Además, otro niño de 6 años, procedente de Embarcación, debió ser sometido a la amputación parcial de los dedos pulgar, índice y medio, con herida profunda en la palma de la mano izquierda.
Los adultos heridos
En tanto, a la guardia del San Bernardo llegaron tres personas afectadas, residentes en la Capital. Una de ellas tenía una importante quemadura en uno de los párpados. Los otros dos afectados presentaron menor gravedad.
El director del San Bernardo, Hugo Sarmiento Villa, destacó que la guardia "estuvo tranquila" hasta las 3 (de ayer), pero a esa hora empezaron a ingresar las ambulancias, 35 del Samec con heridos de distinta consideración y de distintos puntos de la ciudad y 11 del interior.
El médico destacó, no obstante, que el dato saliente lo dieron los accidentados en motocicletas, que representaron el 90% de los ingresos. "A las 10 de ayer se intensificó la llegada de los motociclistas, dos de los cuales llegaron a la guardia en coma alcohólico", puntualizó Sarmiento Villa.
Sobre este punto, el profesional volvió sobre "la falta de conciencia" de los conductores alcoholizados y sobre las erogaciones que esa falta de respeto a las normas suponen para la salud pública. Y en un paso más, Sarmiento Villa refirió a las serias dificultades que un accidentado grave ocasiona para el grupo familiar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 11 meses

NO A LA PIROTECNIA.-


Se está leyendo ahora