Dos hombres fueron detenidos durante una serie de allanamientos, vinculados al crimen del chofer de taxi Ezequiel Mariano Villa, quien fue literalmente ejecutado de dos disparos en la cabeza, en el barrio Constitución el 5 de agosto pasado.
La Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, ordenó la detención de un joven de 19 años en la ciudad de Río Gallegos, acusado de ser el autor material de la muerte de Villa, y, luego de tres allanamientos en Salta capital, la detención de otro hombre que habría participado en el hecho. La identidad de los detenidos fue reservada por la Fiscalía. Una comitiva policial viajó a Santa Cruz para el traslado del acusado.
Hoy se realizará la audiencia de imputación al hombre detenido en Constitución.

El crimen

Ezequiel Mariano Villa, de 49 años, fue asesinado de dos disparos en la cabeza efectuados con un arma 9 mm, hace 20 días. El taxista fue ajusticiado en el interior de un Renault Clio frente al centro de salud del barrio Constitución.
El crimen ocurrió pasada la 1.10, en la calle Martín Estrada al 1600. A esa hora, un vecino escuchó varios disparos y llamó a la Policía. Un móvil de la comisaría de barrio Autódromo llegó y encontró un taxi Renault Clio, licencia 712, cuyo conductor, de contextura delgada, estaba sentado en el asiento con la cabeza hacia abajo, levemente inclinada hacia el centro del vehículo. Sangraba profusamente.
Cerca de la 1.30, un médico y una enfermera del Samec constataron que el hombre se encontraba sin signos vitales.
Los testimonios de vecinos a la Policía fueron múltiples. Uno de los más importantes da cuenta de que un Volkswagen Voyage negro con vidrios polarizados había pasado por el lugar llevando la ventanilla delantera del lado del acompañante un poco abierta. El auto habría doblado desde calle Washington, siguió su recorrido por Las Bancas y dobló hacia la calle Delgadillo con sentido hacia el sur.
Otro vecino contó que mientras estaba en su casa escuchó que un auto frenó bruscamente y que varias personas, en aparente estado de ebriedad, hablaban. Luego oyó que cerraron una de las puertas en forma brusca y se escucharon los disparos. Por último, tuvo la impresión de que la persona se retiró del lugar porque volvió a escuchar un golpe de puerta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora