Dos hermanas mueren en accidente

08-11-2011 - Las chicas, de 17 y 7 años, iban en una moto junto a una amiga, la única sobreviviente de un hecho que conmociona.
Terrible. El cuerpo de una de ellas -la que murió en el acto- estuvo tirado en el pavimento durante tres horas.

Dos hermanas, de 17 y 7 años, fallecieron el lunes, a las 22.30, al caerse de la moto en la que circulaban junto a una amiga, quien quedó gravemente herida, en un accidente ocurrido en la localidad güemense de Campo Santo.

La víctimas fatales fueron identificadas como Erica Valdiviezo (17) y Milagros Chara (7), en tanto que la sobreviviente, como Gabriela Díaz (16).

Según el testimonio de los vecinos, las tres jóvenes se subieron a una motocicleta negra, marca Motomel de 110 centímetros cúbicos, de propiedad de un amigo, quien se las facilitó por pedido de Erica, quien le habría dicho que necesitaba ir a buscar unos papeles.

Después de recorrer tres cuadras a gran velocidad, la conductora perdió el control cuando intentó pasar por un montículo de tierra y se estrellaron.

Milagros, salió despedida y se golpeó la cabeza contra un poste de cemento de la empresa Edesa y murió en el acto.

En tanto, Erica intentó estabilizar la moto apoyando su pierna izquierda, que se fracturó terriblemente. Luego golpeó contra el manubrio con el pecho y quedó moribunda. Una ambulancia la trasladó hasta el hospital Joaquín Castellanos de Güemes, pero falleció antes de llegar.

Por su parte, Gabriela Díaz sufrió múltiples golpes y fue trasladada al mismo nosocomio donde se recupera favorablemente.

Según testigos, la chica, después del fuerte impacto, se paró sola y entró en estado de shock emocional al ver lo ocurrido con sus amigas.

Mientras los vecinos trataban de auxiliar a las jóvenes, Silverio Farfán (18), dueño del rodado se acercó al lugar, tomó la moto y se dio a la fuga a toda velocidad.

Horas más tarde, la Policía lo encontró en su domicilio, en la calle Ayacucho, de El Bordo. El joven contó que Erica le pidió prestada la moto para ir a buscar unos papeles que necesitaba y que accedió y justificó haberse ido rápidamente del lugar por el estado de nerviosismo que le produjo la visión del accidente.

Hasta el momento no hay ninguna disposición judicial en contra del joven, pero el vehículo quedó secuestrado en la comisaría de Campo Santo.

Vecinos, consultados por El Tribuno, señalaron tener la impresión de que Erica no sabía manejar, por la forma en la que se desplazaba, y se mostraron compungidos por el drama de una familia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia