Embed
Un juez de Gran Bretaña condenó a dos hermanos a apenas 21 meses de prisión en suspenso por dos años y a seis meses de monitoreo con tobillera tras declararlos culpables de crueldad animal por la tortura de su perra, que tuvo que ser sacrificada por las lesiones sufridas.
Andrew Frankish, de 22 años, y a su hermano Daniel, de 19, fueron condenados la semana pasada por un juez de Hartlepool, en Yorkshire del Norte, Inglaterra, por la tortura de Baby, su perra bulldog francesa, informó el sitio Daily Mail.
Los hermanos se declararon culpables de crueldad animal después de que se difundiera un video grabado por Daniel en octubre de 2013 donde se puede ver cómo Andrew pisa, golpea y tira a Baby por las escaleras.
Baby tuvo que ser sacrificada debido a sus lesiones. Más de 60 mil personas ya firmaron una petición online para que la Justicia británica intensifique la pena que recibieron los hermanos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...