Embarcación está de luto. Dos chicos de 20 y 23 años perdieron la vida, a la madrugada, luego de que chocaran contra un camión en la intersección de la ruta nacional 34 y calle Entre Ríos. Ellos iban en una motocicleta.
Eran casi las 2, hacía frío en la noche. Rubén Arteaga, de 20 años, conducía una moto marca Cerro de 110 cilindradas. En la parte de atrás del asiento llevaba a su amigo Gerardo Agustín Gómez, de 23. Ellos circulaban por la calle Entre Ríos.
Al llegar a la ruta nacional 34, cerca de la terminal de ómnibus, subieron al pavimento. No se sabe si no miraron antes de cruzar o qué sucedió en la maniobra, pero impactaron con un camión marca Iveco, conducido por Jorge Sández, de 33 años y oriundo de Orán, quien circulaba de sur a norte. El golpe fue tan fuerte que los dos motociclistas cayeron a varios metros de distancia de donde se produjo la colisión.
De inmediato, el camionero y un acompañante descendieron del vehículo para atender a los motociclistas, mientras ya habían avisado al Sistema de Emergencias 911 y esperaban la llegada de una ambulancia, la policía y gendarmería.
Arteaga falleció en el instante de la colisión, mientras que Gómez fue trasladado al hospital San Roque, donde lamentablemente ingresó ya sin vida.

Diagnósticos

En la escena del choque estuvo personal de Criminalística y el médico legal Marvin Flores, quien diagnosticó que el deceso de Arteaga se produjo por "traumatismo de cráneo y cara cerrado" y de Gómez por "politraumatismo, fractura maxilar inferior, múltiples fracturas de miembro inferior izquierdo y derecho, destrucción muscular, hemorragia aguda, paro cardiorrespiratorio".
El magistrado interviniente dispuso secuestrar los dos vehículos y Sández quedó detenido. Ayer declaró ante el fiscal pero no trascendieron sus dichos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 7 meses

Es increíble cómo se juegan la salud y la vida muchos motociclistas, van a velocidades excesivas y como no quieren perder velocidad ni frenen en las esquinas. Y cuánto más chica es la moto más lo hacen. Lo lamento por estos dos.


Se está leyendo ahora