Cecilia Zoccola (43) es diseñadora gráfica y de indumentaria. Ella nació en Morón (Buenos Aires) y tiene familiares salteños. Dio clases de Moldería en las universidades de Palermo y de Morón y en la escuela ORT. Realizó minicolecciones que vendía en los bares de Palermo Soho. Trabajó como modelista y diseñadora en una empresa textil de origen coreano ubicada en la zona mayorista de Flores (CABA). Por esta compañía fue enviada a Europa para relevar las tendencias. En 2010 inició en Jujuy su propia marca de indumentaria para mujer, que lleva su nombre. En agosto de 2013 trasladó su taller a Salta. Cecilia Zoccola es una marca de ropa pensada para una mujer urbana. La diseñadora combina telas industrializadas como el jean, el corderoy y el algodón con telas regionales norteñas como el aguayo y los tejidos elaborados en telar como el barracán.
Las diseñadoras de la muestra y feria "Navidad Norteña por Salta Diseña" tienen presencia en Facebook y un local compartido: Churo Diseño Multiespacio (Córdoba 65)
Su línea es muy diversificada. La conforman vestidos, remeras, jeans, camperas, shorts y ponchitos. Todo conlleva un toque regional apreciable a simple vista. Un distintivo de la marca es que da realce a la parte superior de las prendas. Allí donde se encuentra la pechera para cualquier modisto, Cecilia halla "la zona del corazón". Al mismo tiempo cada producto posee un nombre que remite a una emoción. "Sé tú misma", "Elijo ser feliz", "Despierta mi corazón", "Vuelo a tu lado" y "Fluye tu paz", entre otros, son los mensajes que como verdades sopladas por el universo se pueden hallar en cada etiqueta adosada a la ropa. Consultada al respecto, Cecilia dijo: "Mi sensación es que debo dar un mensaje y que la ropa es la excusa. Quiero valorizar a las personas en sus individualidades y que cada mujer sienta que es maravillosa".
Tejido Bonito
Lilian Pernas (37) teje desde los 4 años y tuvo tres maestras: su mamá Caty Santander y sus abuelas Olimpia y Angélica. Durante mucho tiempo la habilidad y la inspiración la llevaron a elaborar prendas que engrosaban los placares de su hermana Corina (38) y de sus amigas. "­Qué tejido tan bonito!", solían exclamar quienes tomaban contacto con sus inversiones y así, por el decreto de la palabra ajena, se gestó la marca. Lilian en 2007 pidió un crédito a través del Fondo Provincial de Inversiones, compró dos máquinas usadas y comenzó su producción. En la XII entrega del Sol Andino obtuvo la mención Joven Empresario 2015. Y aunque pensaba diversificarse hacia una línea para el hogar, ahora, porque es tía de Emma, su nueva musa, piensa en tejer para bebés.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Angela Esther Aranda
Angela Esther Aranda · Hace 11 meses

Una noticia muy interesante , la fusión de estas dos exponentes en el rubro indumentaria , potencia y amplía las propuestas de sus creaciones.


Se está leyendo ahora