La cifra de víctimas fatales habla por sí sola de la bravura de los ríos en la provincia. Un peligro latente para mucha gente que a veces no tiene el cuidado y la prevención que debería tener. En los últimos días tres personas perdieron la vida en los espejos de agua de los ríos Bermejo y Caraparí. Las víctimas son dos jóvenes de 17 años y un hombre de 54.
El domingo fuentes policiales informaron que Gastón Andrés Rivero (17) sufrió un accidente cuando se bañaba junto a un amigo de 14 años. Se refrescaban en el canal de riego de la empresa El Tabacal en Orán, cuando Rivero por alguna razón se soltó de la soga que lo sostenía y se perdió en las profundidades.
En esa misma jornada dominguera, otro muchacho de 17 años, quien no fue identificado, disfrutaba de una tarde con amigos en el río Caraparí, a pocos kilómetros de la dependencia policial de Salvador Mazza, al subir a un tronco se hundió perdiendo la vida. Ante la desesperación, sus amigos alertaron el hecho y al lugar llegaron bomberos y policías de la división Fluvial, quienes hasta ayer buscaban el cuerpo.
En el paraje El Carmen, ayer encontraron el cuerpo de Bruno Erazo (54), quien habría intentado cruzar el río Bermejo. Don Erazo disfrutaba junto a dos familiares. En el hecho también actuó el personal de la división Lacustre y Fluvial Bermejo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora