Una mujer de 26 años y una adolescente de 14 fueron encontradas muertas en un galpón de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, en el partido de La Matanza, y la Policía busca por el hecho a un hombre que sería el sereno del lugar.
Según informaron fuentes policiales, el hallazgo de los cuerpos de María Soledad Ramos y la menor Florencia Ayelén Mariezcurrena fue descubierto el viernes a la noche, cuando la Policía concurrió al domicilio de Ramos, situado en Avenida de Mayo 2080, porque esta no había retirado a sus hijos del jardín y las autoridades educativas hicieron la denuncia. Ambas habrían sido violadas y luego asesinadas.
El fiscal José Luis Maroto, que quedó a cargo de la causa, le dijo a la prensa que cuando llegó al lugar encontró a la mayor de las mujeres "sobre la cama con signos de haber sido abusada sexualmente, y a la otra estrangulada".
Las mujeres vivían en una pequeña casa dentro de un galpón, en el fondo del cual también lo hacía un hombre que, según vecinos, "sería conflictivo".
Maroto conjeturó que probablemente la menor fue asesinada "para que no cuente lo que vio".
Además, el fiscal dio a conocer la identidad de la persona que está siendo intensamente buscada, sospechada de haber cometido los crímenes.
Familiares de la menor comentaron ante la prensa que las mujeres no eran parientes y contaron también que la adolescente vivía en la casa de la Ramos porque eran amigas, ya que la madre biológica de Ayelén se encuentra internada.
Un tío de Ayelén, la adolescente fallecida, dijo a la prensa que la madre permanecía internada por problemas psiquiátricos desde hacía varios meses.
"Por ahí vio que Soledad estaba siendo atacada, quiso defenderla y el tipo la mató. Soledad tiene dos hijos y el papá de los chicos es una persona discapacitada", agregó.
Luego contó que había tenido durante un año la guarda de su sobrina: "La atendía yo. Era la persona que no la dejaba salir, pero me la sacaron y terminó así. La mamá estuvo internada un año y medio en una clínica, volvió a recaer y está internada de nuevo. Ella necesitaba otra mamá y ahí estaba Soledad".

Detienen a dealers en una fiesta electrónica en Córdoba

Había más de 250 personas y la policía detuvo a seis distribuidores. Seis presuntos dealers fueron detenidos ayer a la madrugada durante un procedimiento realizado por la Fuerza Policial Antinarcotráfico (PFA) de Córdoba en una fiesta electrónica clandestina en la ciudad cordobesa de San Francisco, donde se secuestraron pastillas de éxtasis, popper, cocaína y marihuana.
En el lugar se hallaban unas 250 personas y fueron detenidos los presuntos distribuidores de la droga sintética. Las autoridades secuestraron cocaína, marihuana, popper y pastillas con drogas de diseño.
Según informó la fuerza, el operativo se llevó a cabo esta madrugada en el predio del centro vecinal Roque Sáenz Peña de la localidad ubicada a unos 211 kilómetros al este de la capital cordobesa. Todos los presentes fueron detenidos, más los presuntos vendedores, entre los que se encontraba un menor de 17 años y el supuesto organizador del evento. Tras un registro del predio, el cual contó con la participación de canes detectores de narcóticos, se procedió al secuestro de cocaína, marihuana, popper y pastillas con drogas de diseño a determinar, entre las que se encontrarían éxtasis y ketamina. Bernardo Alberione, a cargo de la Fiscalía de Instrucción de San Francisco, dispuso el trasladado de los detenidos a sede judicial por supuesta infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes. Del operativo, el primero de este tipo en la provincia, contó con la colaboración de la Dirección de Espectáculos Públicos de la Municipalidad local. La información toma trascendencia tras lo ocurrido en el festival Time Warp, realizado el 15 de abril en el predio porteño de Costa Salguero, donde cinco jóvenes fallecieron por consumo de drogas. A dos semanas después, otras cuatro personas fueron internadas y posteriormente dadas de alta con cuadros de intoxicación luego de participar en una fiesta electrónica en Rosario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora