La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal decidió desplazar al jefe de la custodia del edificio de la gobernación en La Plata, luego de que dos efectivos de la policía provincial ingresaran sin permiso a su despacho y revisaran pertenencias personales. El hecho se produjo durante la madrugada del martes, cuando personal de limpieza de la sede gubernamental detectó movimientos llamativos en la antesala del despacho de Vidal.
Dos policías se metieron sin autorización en esa sala privada de la máxima autoridad bonaerense y revisaron escritorios y muebles de la secretaria privada, aunque no habrían sustraído ningún elemento.
Por esta razón, Asuntos Internos inició una investigación y ambos agentes fueron separados de la fuerza. Además, el secretario General del Gobierno, Fabián Perechodnik, decidió presentar una denuncia penal.
El episodio, confirmado por el ministro de Seguridad Cristian Ritondo, generó preocupación en las autoridades provinciales: varios creen que se trató de una intimidación directa a la Gobernadora.
"El personal de limpieza fue quien comentó que vio a policías revisando los cajones y papeles del antedespacho de la gobernadora, donde trabaja su secretaria privada", "El personal de limpieza fue quien comentó que vio a policías revisando los cajones y papeles del antedespacho de la gobernadora, donde trabaja su secretaria privada",
agregó Ritondo. "Podrían también haber ingresado al despacho Vidal, porque la puerta estaba abierta. Pero no detectamos que falte nada en ninguno de los despachos", completó.
En los despachos de la gobernadora no hay cámaras. Tampoco un sistema de cerraduras electrónico. Sólo llaves, a la antigua.Nadie creyó la explicación de los policías de "probar llaves" en horas de la madrugada. "Raro" o "sospechoso" fueron dos de las palabras que ayer repetían los funcionarios de Vidal ante un hecho, cuanto menos, inquietante y que tiene todos los visos de un mensaje intimidatorio.
No es el primero. Así fue interpretado el robo al intendente de La Plata, Julio Garro, en marzo, que tiene a un policía como principal sospechoso. Y la posterior mudanza de Vidal a una base militar de Morón. Todo esto, en medio de un purga sostenida de la bonaerense, con mil expulsiones en lo que va del año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora