Un joven de 19 años estranguló a su pareja, luego huyó, intentó quitarse la vida y terminó entregándose a la Policía.
El dramático raid del homicida terminó cuando shockeado llegó a la comisaría y sin que nadie le pregunte confesó el crimen de su novia.
Todo ocurrió el domingo por la noche cuando Iván Facundo Velásquez llegó a la habitación de un inquilinato que compartía con su novia Andrea Daniela Martínez, de 22 años. La vivienda está ubicada en la calle El Carmen 165 de la localidad de Chicoana, frente a la Municipalidad y a tan solo una cuadra y media de la comisaría 18.
Cerca de las 23.30, la pareja mantuvo una discusión hasta que el muchacho habría tomado un cable y se lo colocó alrededor del cuello a la joven, la derribó sobre la cama que habían compartido minutos antes y haló del cable hasta dejarla inerte.
Luego, el femicida arrancó su motocicleta y se dio velozmente a la fuga con dirección hacia Rosario de Lerma. Llegó hasta el río Carabajal, donde habría llamado por celular a su padre, a quien le confesó lo que había hecho.
También le dijo que se quitaría la vida. Su padre trató de convencerlo de que no tome la drástica decisión y se entregue a la Policía, pero el joven cortó la comunicación telefónica.
Inmediatamente el padre del supuesto femicida fue hasta la comisaría de Chicoana donde informó que había recibido un llamado de su hijo y que éste le había contado que había matado a su pareja.
A todo esto, el joven se dirigió con su motocicleta hasta la comisaría 14 donde arribó a la 0.48. Allí relató lo ocurrido a los efectivos. "Se lo veía shockeado. Lo primero que dijo fue "la maté''. Nos acercamos a él y empezó un relato terrible. Luego llamamos a la comisaría de Chicoana", informaron fuentes policiales.
Los efectivos hallaron el cuerpo de Andrea Martínez en la pieza del inquilinato, sobre una cama de dos plazas, con signos de estrangulamiento.
Tomó intervención la Brigada de Investigaciones del Valle y el Cuerpo de Investigaciones Fiscales.
De las actuaciones ordenadas por el fiscal Pablo Rivero se procedió al secuestro de diversos efectos personales en el lugar y que serían determinantes para esclarecer el crimen.
Velásquez permanece detenido y ayer se llevó a cabo la audiencia de imputación.
En el inquilinato residen además cinco familias. Se supo que los vecinos escucharon la discusión y gritos el domingo por la noche, pero se mostraron temerosos. Para muchos chicoanenses fue un crimen pasional, unfemicidiomás de los alarmantes casos que la provincia padece sin solución. Para otros, la droga que se estableció en el Valle de Lerma se cobró otra víctima.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...