Anoche, alrededor de las 20, falleció Pablo Moreno, uno de los manifestantes detenidos a raíz del violento piquete que criollos y originarios realizaron el año pasado en Morillo y que terminó con varios heridos y policías quemados.
Su deceso desató rumores tanto en Tartagal como en Morillo, ya que apenas se supo hubo quienes se preguntaron sobre las causas de su muerte y hasta de un posible crimen o un suicidio.
"Estaba enfermo, aparentemente con una infección. Ya tenía asistencia médica, incluso ayer lo habían llevado al hospital. Hoy sufrió una descompensación y falleció cerca de las 20", contó a El Tribuno el comisario mayor Leonardo Cardozo, segundo jefe de la Unidad Regional 4 de Tartagal.
Moreno fue uno de los seis detenidos tras el enfrentamiento de los manifestantes con policías, el 29 de septiembre de 2015, en el paraje El Chirete. Criollos y originarios reclamaban trabajo y habían cortado el acceso a la empresa Vertua, que construye el Gasoducto del NEA. Una columna de policías de Infantería avanzó para abrir paso, lo que desató el enfrentamiento. En fotos y un video, Moreno aparece con una botella de combustible y una antorcha. Un policía le lanza un golpe con su bastón y Moreno le retruca arrojándole nafta y encendiéndola con la antorcha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...