Otra misteriosa muerte se dio a conocer el domingo. Un casero identificado como Eduardo López, de 67 años, yacía boca abajo en el suelo de una casa en San Luis, en medio de un charco de sangre. Dos vecinos de la zona, uno de 43 años y otro de 25, alertados por otras personas, quienes además aportaron que la víctima solía ingerir bebidas alcoholicas en abundancia, rompieron el candado e ingresaron al lugar.
Tras llamar a la Policía, al llegar los uniformados se encontraron con el cuerpo de López, los primeros análisis indicaban que el cadáver presentaba al menos 4 horas de rigidez. Ese domingo por la tarde personal del Samec informó que el deceso se habría producido por un traumatismo encéfalo craneano (TEC), con lo cual de una posible muerte natural la carátula cambio a muerte dudosa.
Intervino el fiscal penal de Rosario de Lerma, quien dispuso que intervenga la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas. Varias áreas de las fuerzas de seguridad intervinieron en el caso, personal de la División Homicidios, de Investigaciones y el mismo CIF.

¿Posible homicidio?

Si bien los primeros análisis del cuerpo de López no presentaban signos de violencia, con el correr de las horas del domingo se supo que el hombre habría sufrido un traumatismo encéfalo craneano, que abre las sospechas acerca de un posible golpe que podría haber recibido la víctima.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora