El edificio de la comisaría 31, de la ciudad de Rosario de la Frontera, corre peligro de derrumbe a raíz de los daños provocados por el sismo del pasado 17 de octubre, que dejó como saldo un muerto, 30 heridos y cuantiosos daños materiales en El Galpón.
La comisaría 31 presenta grietas en las paredes, las que se profundizaron como consecuencia del movimiento telúrico. A ello se suma el deterioro general del edificio, que fue inaugurado en 1910.
La oficina de mesa de entrada debió ser clausurada. La fachada presenta una enorme grieta, que se extiende desde el dintel de la puerta de ingreso hasta el techo del edificio, ubicado frente a la plaza Independencia
"El sismo acentuó aún más las grietas que tenía el edificio, principalmente en el acceso y en mesa de entrada", expresó el comisario José Luis Vanegas.
El jefe de la dependencia rosarina agregó que un arquitecto de la institución realizó un relevamiento del edificio y aconsejó clausurar la mesa de entrada.
Las grietas y rajaduras de las instalaciones generaron preocupación entre los empleados y la comunidad en general.
Hay temor de que en algún momento la estructura ceda, si no se llega a tiempo con los trabajos de recuperación y apuntalamiento. No obstante, desde la comisaría señalaron que se tomaron las medidas correspondientes para no poner en riesgo la integridad de ninguna persona.
"Se hicieron las comunicaciones que corresponde a Jefatura de Policía y en los próximos días tendremos repuestas para hacer una evaluación más profunda y determinar el estado real del edificio", explicó Vanegas. "La mesa de entrada fue clausurada por seguridad y la misma se reubicó en el fondo del edificio, para seguir atendiendo al público", dijo el comisario.

Las oficinas
En la dependencia policial trabajan un promedio de 25 efectivos por turno.
"Contamos con mesa de entrada, guardia de prevención, radio base, oficial de servicios, sumariante, despacho del jefe de la comisaría y otra de un segundo jefe, operador comunitario, violencia intrafamiliar, gestión de calidad y sumarios contravencionales, grupo técnico criminalística, y al fondo están tres calabozos habilitados", expresó el comisario.

El edificio policial
En 1874 doña Melchora Figueroa de Cornejo, propietaria de la estancia del Rosario, donó las tierras para el trazado del pueblo, que consistió en una manzana central (actual plaza "Independencia") y las ocho manzanas circundantes a ésta. El trazado fue realizado por el agrimensor oficial de la provincia, Carlos Schossig un año antes, el 20 de junio de 1873.
En el mismo año, la acaudalada señora donó también los terrenos frente a la plaza para construir la sede municipal y la cárcel o edificio de la policía, que primero estuvo sobre la actual calle San Martín (entonces Tucumán), años más tarde la policía pasó a la calle Belgrano y la iglesia parroquial se construyó sobre calle Alvarado.
En el Archivo Histórico Municipal puede observarse que en las décadas del 80 y 90 del siglo XIX el municipio se hacía cargo del sueldo del comisario, además pagaba su ración de alimento y la comida de los presos.
Allí se observa también las partidas de dinero destinadas a construcción de celdas y oficinas de la policía, siendo los primitivos de adobes, como puede constatarse en una fotografía del año 1903.
El actual edificio de la policía fue inaugurado en el año 1910 y se hizo en reemplazo del primero, que era de adobe.
derrumbe1.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora