El presidente del Concejo Deliberante, Hugo Nogales, convocó días pasados a las autoridades policiales de Rosario de la Frontera para analizar la preocupante situación actual.
El control del expendio de bebidas alcohólicas en todo el ejido municipal, fuera del horario comercial y a menores de edad; el ingreso de los menores en los boliches y locales bailables; el tema de la droga, cuyo consumo avanza día a día en las escuelas, plazas, espacios verdes, la venta del menudeo de la misma y los robos que se producen con frecuencia fueron analizados por los ediles y los efectivos durante la reunión.
De la mesa también tomó parte el director de Tránsito, Miguel Martí, quien explicó a los ediles el trabajo en conjunto que realizan a diario con la policía en los controles de tránsito.
"La reunión a sido interesante; pudimos poner sobre la mesa la realidad que vive Rosario de la Frontera, cuales son las soluciones posibles y de qué manera podemos trabajar en forma conjunta para que, unidos, combatamos el flagelo de la droga y el alcohol, que tanto daño causan a nuestra juventud", manifestó al final de la reunión el concejal Julio Caro Checa.
Por su parte el concejal Sebastián Iglesias, indicó que "fue un encuentro muy positivo y ameno, ya que los concejales pudimos realizar consultas que fueron respondidas por el comisario. El jefe policial se mostró abierto y predispuesto a trabajar en conjunto".
Los concejales de todos los espacios políticos tomaron parte de la reunión, que se llevó a cabo en dependencias del cuerpo y contó con la asistencia de la plana mayor de la fuerza local.
La inseguridad también estuvo presente en la temática tratada y con ello, un necesario diagrama de seguridad para llevar tranquilidad a los vecinos.
Los integrantes del Concejo pidieron que se informe sobre los distintos operativos de seguridad que está llevando adelante la policía local en la comunidad, las formas de proceder ante las distintas situaciones que se presentan, en lo que respecta a la prevención, investigación y controles.

Trabajo policíaco

En este sentido, Mariano Velázquez, comisario de la Unidad de Orden Público 31, destacó estos espacios. "En primer lugar, estuvimos tratando la venta de alcohol a menores y ello fue derivando a las otras inquietudes", remarcó el comisario. "En este año ya estuvimos visitando a los vecinos de los diferentes barrios, porque cada cual tiene lo propio: la convivencia, el sector, la concurrencia de gente. Es decir, cada uno tiene su característica y su problemática y a través de los concejales y los vecinos, intentamos avanzar en lo mejor para todos", agregó.
"Si bien fue una reunión informativa institucional, los concejales quedaron a disposición para gestionar y colaborar con la fuerza policial", agregó el uniformado.

El comienzo

"Esto es solo el comienzo, ya que propongo se formalice una reunión donde estén todas las partes involucradas, es decir, además de las autoridades municipales y policiales, se invite también a la Iglesia, las escuelas, instituciones intermedias, centros vecinales y comerciantes, quienes seguramente ofrecerán una opinión muy importante desde la experiencia que les toca vivir a diario. De esta forma procuramos encontrar soluciones que perduren en el tiempo", explicó el concejal, Gustavo Díaz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora