*

Eduardo Guillermo "Willy" Wilde, formó parte de una camada distinguida de periodistas de diario El Tribuno, en momentos en que la profesión transitaba un camino difícil, turbulento y complicado; es decir que se necesitaba mucho más que pasión para ejercerlo.
Cursó sus estudios de primaria en la Escuela Justo J. de Urquiza y después en el Colegio Belgrano, recibiéndose de bachiller en 1955, año en que se produjo la Revolución Libertadora, contra el gobierno de Juan D. Perón. En aquellos tiempos participó, como parte del Movimiento Familiar Cristiano, de jornadas de protesta contra el gobierno nacional. Posteriormente viajó a estudiar ingeniería aeronáutica en Córdoba, carrera que postergó para hacer el servicio militar en Jujuy. Aunque hubo un hecho que lo marcó, el fallecimiento de su padre, por lo cual debió volver a Salta para trabajar varios años en la farmacia de la familia.
A partir de allí su vida empieza a formarse con los elementos esenciales de un periodismo auténtico, profundo y desprovisto de toda mezquindad.
Se inició escribiendo en diario El Intransigente, como colaborador ad honorem en la sección deportes, publicando sobre béisbol. En 1963 trabajó haciendo comentarios de jazz en TV-Cable dónde presentaba imágenes fijas de libros y pasaba discos. En aquel momento lanzó un programa como disc-jockey en LRA4 Radio Nacional Salta, donde también condujo programas de jazz, música pop, clásica y tangos.
Realizó tareas en LV9 Radio Gemes de Salta. Algunos memoriosos recuerdan el programa "Club del Jazz", posiblemente el primer programa de música de jazz de la provincia, que reunía a los viernes a noctámbulos y soñadores.
Fue un pionero en béisbol y sóftbol en Salta, formando el equipo del Club Gimnasia y Tiro. En mayo de 1961 funda la Liga Salteña de Béisbol, afiliándose a la Federación Argentina.
En 1968 fundó la "Liga Infantil de Béisbol General Gemes", luego afiliada a Littele League Baseball de Estados Unidos. Ese mismo año fue becado por el Rotary Club de Indiana, para visitar Estados Unidos, como parte del programa The International Living Experiment.
Tras su regreso en 1969 comenzó a colaborar con El Tribuno, que recién había incorporado el sistema offset en su producción. Fue cronista deportivo escribiendo notas de varias disciplinas deportivas, pero jamás incursionó en el fútbol. Prefería contar las proezas de "Babe" Ruth, el legendario jugador de los Yankees de Nueva York. Amante de todo lo proveniente del país del norte, a partir de una fluida cultura y manejo del inglés.
En una época fue profesor de educación física del Colegio Nacional de Salta, disfrutando de sus clases de sóftbol y despertando el interés de muchos alumnos en ese novedoso deporte.
En 1972 se convirtió en jefe de Deportes y formó la sección fútbol en forma independiente, poniendo a su cargo al periodista y locutor de radio Bismarck Kreidler. Fue subjefe y jefe de la redacción centro de El Tribuno, posteriormente ocupó el cargo de prosecretario y secretario de redacción. Cumplió funciones de corresponsal de la agencia Noticias Argentina, hasta el regreso a la democracia.
En noviembre de 1980, fue enviado a Nueva York, como corresponsal viajero, por las elecciones Reagan-Carter, enviando notas de interés y bregando por la reinstauración democrática en el país.
Llegó a dirigir la revista del "Domingo" por casi dos años, publicando notas sobre temas espaciales.
En 1984 volvió a Estados Unidos becado por el gobierno de ese país, por el tema de los Juegos Olímpicos en Los Angeles. Fue profesor de periodismo V y de Lenguaje Periodístico en la Universidad Católica de Salta hasta el año 1982.
En 1987 fue becado al Perú escribiendo sobre turismo varias notas. En 1993 estuvo en Japón, designado por la Federación Argentina de Béisbol, apoyando a un grupo de beisbolistas menores. En 1996 fue becado por el gobierno alemán para visitar varias ciudades con otros periodistas latinoamericanos.
En 1997 fue premiado por la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) ganando el premio "Harmodio Arias" (México) por su trabajo de investigación sobre el asesinato del ingeniero Diego Rodríguez Laguens, ocurrido en Jujuy. Supervisó 182 artículos sobre el tema, destacándose uno donde la madre de la víctima, señaló por denuncias que "A mi hijo lo mataron policías".
En el año 2000 participó de la redacción del libro "Salvados del infierno", vida y penurias del periodista inglés Robert Cox, director del diario "Buenos Aires Herald", durante la dictadura militar que ensombreció al país.
Durante cinco años se desempeñó como secretario de la comisión de Libertad de Prensa de la SIP en la Argentina. En el año 2001 asumió la presidencia de la Federación Argentina de Béisbol.
Se retiró en el año 2004. Dejando sin dudas- una vida llena de historias, divididas entre el béisbol y el periodismo, pasiones que lo acompañaron hasta último momento.
"Willy" era un tipo fraternal, abierto, despojado de maldad. Los colegas, así lo recordarán, a pesar de su perfil bajo, desprovisto de las palabras superfluas y vacías.
Sus hijos (gran parte de su íntimo orgullo) lo sobrevendrán en un mundo apasionado, complicado y lleno de desafíos, tanto como el que "Willy" abrazó en una época, que a partir de ahora empezará a formar parte de gratos recuerdos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...