Ayer, en el Centro Educativo Fe y Alegría, ubicado en barrio Solidaridad, se lanzó la primera edición del programa "Diplomáticos por la educación", que dio comienzo a la celebración del 10º aniversario del programa de Educación Financiera Becas de Integración del BBVA Francés. De la inauguración participó el embajador de España en la Argentina, Estanislao de Grandes Pascual y el consejero económico y comercial de la Embajada de España en la Argentina, Diego Moleres Ollivier, además de autoridades municipales y representantes de la institución bancaria.
"Creo que es muy importante la concesión de becas y hemos tenido la oportunidad de ver lo efectiva que es la enseñanza en este colegio", comentó el diplomático español. Además, agregó: "El programa es ejemplar y los frutos ya están viéndose. El nivel de la gente y la inclusión que logró demuestra que la integración es muy importante".
BBVA Francés y la Asociación Civil Fe y Alegría trabajan conjuntamente desde 2008 y, en el transcurso de estos años se han entregado 415 becas a la institución.
Una historia ejemplar
Lucas Yapura tiene 18 años y es alumno de la escuela Fe y Alegría del barrio Solidaridad. Esta cursando el último año y es uno de los 55 alumnos becados este año por el BBVA Francés.
"Pertenezco a esta gran familia de Fe y Alegría desde jardín. Comenzamos cuando el colegio era una casita y vimos cómo se fue formando", expresó emocionado el joven.
Este colegio nació con la intención de mejorar la calidad de vida de todos los chicos que viven en el barrio y poco a poco lo fue logrando. "Yo no digo que somos una escuela sino que somos una familia. La humildad de este colegio es enorme, y eso que se encuentra en una zona conflictiva. Es un rayo de esperanza para todos nosotros los jóvenes que venimos acá", continuó Pablo. Y agregó: "Cuando termine la secundaria quiero seguir estudiando y ser un gran ingeniero agrónomo para poder devolverle al colegio, que tanto amo, todo lo que me ha dado".
La historia de Pablo es dolorosa, pero pese a las dificultades, nunca se dejó vencer. "Yo me crié sin un padre pero me crié con una gran madre. Una excelente mujer. Gracias a ella soy lo que soy hoy en día", agregó.
Pablo participa del programa desde hace cuatro años y resalta que la ayuda no es solo financiera sino también educativa, ya que le enseñaron a administrar el dinero. "Que te den $700, si vos lo malgastas, no te sirve. Además hay gente que verdaderamente lo va a necesitar más", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora