Aviones estadounidenses atacaron ayer un campo de concentración en Afganistán, en busca de peligrosos guerreros yihadistas pertenecientes al grupo Estado Islámico.
Los dos ataques tuvieron lugar en el distrito de Marjah como parte del operativo de apoyo a la campaña terrestre que están llevando a cabo las tropas afganas contra los talibanes en la región.
Horas después, un bombardeo contra otro campo de entrenamiento en el mismo distrito causó la muerte de diez insurgentes, añadió un portavoz del Ejército afgano, Rasoul Zazai. El avance talibán en Helmand amenaza a la capital provincial, Lashkargah, fronteriza con el distrito de Marjah y donde hace cuatro meses los rebeldes llegaron a tomar un área de la ciudad en uno de sus logros militares más importantes de los últimos años.
Las fuerzas afganas se están retirando de puestos de control de las zonas más inseguras de la provincia para reforzar sus principales bases con el objetivo de reducir bajas y aumentar su capacidad de ataque. La estratégica Helmand, clave en el cultivo de amapola, materia prima del opio y la heroína, y una de las principales fuentes de financiación de los insurgentes, es la provincia afgana con más territorio controlado por los talibanes. Además, los talibanes controlan casi un tercio del territorio afgano, la mayor extensión bajo su dominio desde la caída del régimen talibán por la invasión estadounidense en 2001, según un reciente informe del Inspector Especial General para la Reconstrucción de Afganistán de Estados Unidos.
"Estigmatizar a los musulmanes"
El presidente de EEUU, Barack Obama, dijo ayer que "estigmatizar" a los musulmanes le hacía el juego a los yihadistas, "que quieren que nos enfrentemos entre nosotros", lo que supone una crítica implícita a las propuestas de los candidatos republicanos a la Casa Blanca. En la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), "nuestros aliados más importantes son los musulmanes", declaró en su alocución semanal, tras los atentados del martes en Bruselas, reivindicados por el EI. "Tenemos que rechazar cualquier intento de estigmatizar a los musulmanes estadounidenses" y elogiar "sus enormes contribuciones a nuestro país y a nuestro modo de vida", afirmó Obama. "Esos intentos son contrarios a nuestro carácter, a nuestros valores y a nuestra historia como nación, construida sobre la idea de libertad religiosa", aseguró el presidente estadounidense.
"También son contraproducentes. Le hacen directamente el juego a los terroristas, que quieren que nos enfrentemos entre nosotros; que necesitan motivos para reclutar más personas para su odiosa causa. Los dos principales aspirantes a la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de noviembre, Donald Trump y Ted Cruz, apoyan la idea de que la Policía patrulle los barrios musulmanes. Obama reconoció que el EI "representa una amenaza para todo el mundo civilizado", pero prometió que "los terroristas fracasarán". Saludó la eliminación por parte de EEUU del número dos de la organización yihadista, Abdel Rahmane al-Qaduli.
Atrapan en Bruselas a un peligroso terrorista
El "hombre del sombrero" ha dejado de ser un misterio para las autoridades belgas. El conductor del taxi que lo llevó hasta el aeropuerto lo reconoció como testigo. Horas después, la policía lo identificó como Faysal Cheffou, detenido ayer en un operativo callejero en Bruselas.
Una cámara de seguridad captó al "hombre del sombrero" en compañía de los dos terroristas que se inmolaron en el aeropuerto de Bruselas
Cheffou acompaña a Ibrahim y Khalid El Bakraoui, los dos terroristas que se inmolaron en el aeropuerto de Bruselas. Su foto recorrió el mundo gracias a las cámaras de seguridad de la terminal.
Hasta el momento no había quedado claro cuál había sido su participación y por qué no se inmoló con sus dos cómplices. La información ha sido confirmada por una fuente oficial al diario belga Le Soir. Falta aún que lo haga la fiscalía. El viernes, la Policía dijo que era "muy posible" que Faisal Cheffou fuera el "hombre del sombrero".
La policía lo tenía identificado como un reclutador de yihadistas entre los migrantes que llegaban de Medio Oriente a Bélgica.
Un viejo conocido
Cheffou vive en Bruselas y estaba en la mira de la policía desde hacía meses.
Según la fuente citada por Le Soir, se dedicaba a reclutar yihadistas para cometer atentados en Europa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


otto Brinca
otto Brinca · Hace 8 meses

QUIEN JUZGA LA MATANZA. OTRO PREMIO NOBEL PARA OBAMA, DE LA PAZ, QUE SIGA MATANDO


Se está leyendo ahora