Las imágenes indignaron al país. El niño aguardaba parado en la puerta del aula, sin moverse y con la mirada fija en el suelo. Es algo que ocurre habitualmente entre los niños de su condición. El hecho ocurrió en el condado de Tift, Georgia.
La maestra, Amelia Stripling, de 71 años, apareció de atrás. En vez de ayudarlo y acompañarlo hasta el saló, le pareció mejor embestirlo por la espalda y tirarlo al suelo. Luego le tocó la cabeza, como para simular que allí no había ocurrido nada.
El incidente ocurrió el 17 de marzo. El video se difundió días después, y Stripling, que trabajó durante 22 años en la escuela, tuvo que renunciar. En las últimas horas se conoció que fue arrestada por la Policía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 8 meses

No entiendo, por qué motivo esa vieja perversa es maestra.


Se está leyendo ahora