Efraín y Eliseo son dos niños como tantos que viven en un país, donde -a veces el olvido- es el común denominador, pero quizás la culpa es de los gobernantes o políticos, que en muchos casos, solo se conmueven cuando la noticia se instala y golpea haciendo tambalear la indiferencia.
Efrain tiene 13 años, Eliseo, apenas 10. Uno es de la región chaqueña y el otro de Isonza, en la provincia de Salta.
Los dos tienen sueños propio de su edad, aunque a veces el olvido es un obstáculo difícil de superar. Tienen casi la misma mirada y sus lágrimas, en los últimos días, conmovieron a la opinión pública.
Efraín estuvo en los principales medios gracias a la difusión de su fotografía, en tanto que Eliseo apareció en el Facebook de "Nano" Escudero, con su carita inocente cuando recibía un diploma en su escuelita.
Esas simples fotografías sirvieron para conmover a la gente, que rápidamente brindó muestras de solidaridad, aunque todavía falta mucho, porque son numerosos los chicos que sufren esta situación.
Efraín Delgado, el nene chaqueño de la foto viral que conmovió al país, conoció al presidente Mauricio Macri y a la vicepresidenta Gabriela Michetti durante una visita a la Casa Rosada.
El emotivo encuentro con el primer mandatario se dio en el marco de un brindis por Fin de Año. Allí la vicepresidenta presentó en público a Efraín, a quien calificó como "un ejemplo de alumno". Seguramente el abuelo que lo acompañaba en la primera fotografía, también llorando, estará orgulloso -una vez más- de su nieto.
El momento fue compartido por el Presidente a través de su cuenta de Snapchat. En el video se lo ve al joven abrazado a Michetti. A un costado, Macri observa la secuencia y sonríe.
Tras la aparición de la foto se supo que el nene caminaba todos los días unos seis kilómetros para llegar a la Escuela Nº 239 de Pampa Chica, en Chaco.
Como premio al esfuerzo fue invitado por la Fundación River a Buenos Aires. Llegó el martes y ese mismo día visitó el Monumental y el Obelisco.
Una de las afirmaciones que se escucha con mayor frecuencia y en los más diversos ámbitos es la que sostiene que los niños y los jóvenes son el futuro de la humanidad. Es un hecho que aparece como tan evidente que ni siquiera consideramos justificado detenernos a analizarlo. En 2011 durante las celebraciones por el Bicentenario de Chile, el Parlamento de ese país realizó el Congreso del Futuro. Durante la ceremonia sus organizadores distinguieron a varios participantes. Uno de los premiados se adelantó para agradecer el honor, pero en lugar del anticipado discurso de circunstancia solo expresó: "Siendo éste un congreso con preocupación por el futuro quiero decir algo: el futuro de la humanidad no son los niños. Somos nosotros los adultos con quienes ellos crecen". Tras pronunciar esas palabras, el reconocido neurobiólogo y filósofo chileno Humberto Maturana volvió a ocupar su lugar, dejando en silencio al auditorio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...