Ego Gómez es licenciada en obstetricia y está a cargo de un equipo de 12 mujeres que guía, acompaña y planifica junto a las mamás la llegada de los bebés en el Hospital Materno Infantil de la ciudad de Salta. En diálogo con El Tribuno, destacó que el 1 de mayo atendieron 41 partos en un solo día. "Es un movimiento al que estamos acostumbradas. Una guardia con 18 partos es un día flojo", reconoció con sinceridad.
El amor y la alegría con la que habla de su trabajo denotan que realmente no se equivocó de carrera. El viernes, el Hospital Materno Infantil cerró la Semana Internacional del Parto Respetado, que se conmemoró del 16 al 22 de mayo. Durante la jornada de cierre se invitó a trabajar en forma conjunta con el hospital a un grupo de mujeres que realizan acompañamiento especial durante el parto y al Observatorio contra la Violencia Obstétrica.
En diálogo con El Tribuno, Ego Gómez destacó la actual participación de los padres en el momento del parto. "Los más jóvenes son los que quieren participar", afirmó. No dudó en reconocer que algunas viejas creencias como la influencia de los cambios de luna al momento del parto, tienen algo de razón y advirtió con asombro que un gran número de las madres adolescentes que actualmente llegan al hospital, desconocen la cantidad de métodos anticonceptivos que tienen disponibles en forma gratuita en los centros de salud de toda la provincia.
¿Cómo es la práctica del parto respetado en Salta, y particularmente en el Hospital Materno?
Siempre se hizo parto respetado. Con el solo hecho de ser mujeres, pienso que la mamá no viene a mí porque está enferma, sino que viene con el producto más sano, más vivo. Viene a ponerse en las manos de las obstétricas o las parteras para que las ayudemos. Antes era la antigua partera y ahora es la licenciada en obstetricia.
En el Materno Infantil se cuenta con la residencia de obstetras y también con personal muy bien formado para esta tarea. Además, desde el hospital se trabaja con las normas de la maternidad centrada en la familia.
¿Cómo es hoy la participación de los varones?
Es cada vez mejor. Hoy se trabaja en salas de parto que están preparadas para que la mujer que llega en el momento del parto pueda parir tranquila. Todo está ambientado para que la mamá se sienta cómoda, en un ambiente familiar. Claro que ahora los papás, si bien viven el momento como una experiencia única e irrepetible, sacan el celular para filmar. El hospital cuenta con cursos que preparan a los papás para el parto y el momento posterior. Se dictan tres veces por semana desde las 18 y son para la pareja. Se busca que el papá tenga conocimiento de todo lo que va a pasar dentro de la sala de parto. Además, el trabajo de la maternidad segura contempla que la mamá cuente con un acompañante, que es el que ella elige.
Hay acompañamiento....
Hoy hay mucho más, pero sobre todo son los más jóvenes. No sé si los mueve la curiosidad o el amor mismo, pero ellos participan. No hay que olvidar que en los últimos tres años creció mucho el embarazo adolescente, entonces el papá también es un adolescente. En muchas ocasiones hay que formarlos a los dos, e incluso hay veces que llegan en el momento del parto. Se asombran, se asustan... Tienen total desconocimiento. A veces son papás que son niños. Y también tenemos papás adultos que a lo mejor vienen de la Puna, donde su mujer ya tuvo seis hijos sola. De pronto se encuentran con todo este acompañamiento y se asombran.
¿Algunos padres se desmayan?
Sí. También estamos preparados para eso. Se empiezan a sofocar, les falta el aire. No te olvides que nosotras les pedimos a las mamás que en el momento del parto y de la expulsión del niño se dé la última fuerza y hay papás, que dicen que son el sexo fuerte, que hacen la fuerza y se quedan sin aire. Hubo varios casos de desmayos.
¿A partir de qué mes debe asistir la mamá al curso de preparto?
A partir del sexto mes y con una indicación del médico que asegure que no existe ninguna patología, porque una parte del curso incluye gimnasia y preparación integral para la maternidad. Los cursos se dan lunes, miércoles y viernes a partir de las 18. Son ocho clases en las que la mamá también aprende lo que debe esperar después del parto, cómo darán de mamar, los tiempos y formas y cómo cuidarse para planificar la llegada de otro bebé.
¿Las mamás adolescentes se suman?
Sí, incluso hay un curso específico para adolescentes, que está a cargo de las residentes.
Hay mucho desconocimiento...
Nos pasa que hay mamás jovencitas que no saben nada y esto sorprende. En esta época en la que vivimos, donde hay acceso a toda la información y se cuenta con una gran disponibilidad de métodos anticonceptivos, sorprende que muchas desconozcan todo o que no conozcan que el servicio está disponible en todos los centros de salud de la provincia.
Una definición de lo que se considera parto respetado.
Amor. Diría que si amo lo que hago no puedo no respetar un parto. El parto es vida misma, y tengo que saber que estoy puesta para contener y ayudar a esa mamá a traer otra vida.
¿Es verdad la incidencia del cambio de luna en el número del parto?
Creo que tiene que ver. Nuestros ancestros contaban las nueve lunas para saber cuándo llegaría el bebé, porque antes no se contaba con toda la tecnología que existe hoy. Y realmente son nueve lunas. Y en cada luna la mujer se siente diferente y todo tiene que ver con lo natural, con la tierra misma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 6 meses

porque antes les prohibían pasar , solamente en las clínicas donde se pagaba pero en los hospitales públicos no


Se está leyendo ahora