Con el primer segundo del 1 de enero llegó el año nuevo y levantaron las copas para brindar y recibir de la mejor forma el 2016. El cielo salteño se llenó de luces de colores producidas por los fuegos artificiales. Pero los festejos también trajeron excesos y complicaciones.
En el comienzo del nuevo año, la cantidad de lesionados por fuegos artificiales se mantuvo igual que en el 2015, pero sigue siendo un problema, ya que en esta oportunidad los más afectados fueron los más pequeños. El 1 de enero del año pasado, hubo 9 quemados por pirotecnia que llegaron al hospital Papa Francisco y al Materno Infantil, de los cuales seis fueron menores. En este 2016 se registró igual cantidad de heridos por fuegos artificiales, pero aumentaron a siete los menores heridos. A la guardia del hospital Materno Infantil ingresaron dos niños de 12 años, uno con quemaduras en el rostro y el ojo derecho y otro con quemaduras en el muslo. Además, registraron a un niño de dos años que tuvo quemaduras en la mano por la explosión de un petardo y otro de 7 años con una lesión en el ojo izquierdo.
En el hospital Papa Francisco se atendió a cuatro pacientes, un adulto y tres niños de 3 a 12 años, con quemaduras leves por manipulación de fuegos artificiales. En el San Bernardo, se registró un ingreso por traumatismo ocular producido por el uso de la pirotecnia, el paciente debió ser atendido por un oftalmólogo.
Francisco Delgado JEFE DEL PAPA FRANCISCO "Hemos tenido dos partos en el hospital Papa Francisco. El primero fue a las 0.16. Fue un varón que pesó 3.380 kilos y se encuentra en perfecto estado de salud".
Otros ingresos
Lamentablemente, el consumo irresponsable de bebidas alcohólicas, los accidentes de tránsito, las grescas en la vía pública y la indigestión fueron los motivos de muchas internaciones. En el Papa Francisco se internó a una persona que se encuentra en observación por intoxicación etílica. Asimismo, se atendieron 7 casos de heridas leves por grescas familiares y una mujer debió ser asistida por accidente de tránsito, solo sufrió heridas leves y no tuvo que ser internada.
Además, en el Materno Infantil, se atendieron casos por diarrea, vómitos, los que pueden estar relacionados con la ingesta de alimentos propios de las festividades de fin de año.
Según informes del hospital San Bernardo, la mayoría de los ingresos en la guardia fueron por causas relacionadas con el exceso de consumo de alcohol y accidentes viales producidos por estado de ebriedad. Confirmaron a El Tribuno que hubo tres víctimas por accidente en moto que se encuentran en observación debido a las heridas sufridas, en general traumatismos encefalocraneanos.
Por otra parte, un importante número de usuarios del sistema público de salud consultó por indigestión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora