Según el informe, el Indice de Bienestar Económico (IBE) cayó 4,7% en el primer semestre de 2016 frente al segundo semestre de 2015, alcanzando un valor de sólo 42,9 puntos sobre una escala de 0 a 100. La caída muestra un retroceso en las percepciones de bienestar de la población, que encuentra su explicación en la pérdida de poder adquisitivo que vienen generando la aceleración de la inflación, los despidos en los sectores públicos y privados, y los ajustes bruscos de tarifas recientes.
grafico1.jpg
Índice de Bienestar Económico Primer Semestre.
Índice de Bienestar Económico Primer Semestre.

Los datos se desprenden del IBE, que elabora semestralmente el Centro de Economía Regional y Experimental (CERX).
De la encuesta de percepción de bienestar se desprende que para el 34,7% de las familias su bienestar económico se deterioró frente a un año atrás y para el 57,8% se mantuvo igual. Sólo un 7,5% percibió mejoras.
Por otra parte, el 53,3% de la población calificó su nivel de bienestar económico actual como "regular" y otro 4,0% como "malo". Para el 37,2% fue "bueno" y para el 6% "muy bueno".
La percepción de bienestar vinculada a los ingresos y al empleo fue lo que más influyó en el deterioro de bienestar económico del primer semestre del año. Por ejemplo, para el 51,0% de los consultados, el nivel de ingresos actual de su familia es "regular" mientras que el 7,6% lo califica de "malo".
grafico2.jpg
Subíndices de Bienestar Económico  primer semestre 2016.
Subíndices de Bienestar Económico primer semestre 2016.

Los dos componentes más afectados en la actual medición fueron ingresos y empleo, donde la gente percibió niveles de bienestar muy bajos en comparación al resto de los componentes del IBE. Así, mientras el componente "ingresos" alcanzo un valor de sólo 35,9 puntos, y el de "empleo" de 44, el IBE "vivienda" fue de 74,5 puntos, el de "educación" 58,3 y el de "salud" 49,2.
Algunas particularidades
El 44,7% de las familias declararon que no tienen los ingresos necesarios para cubrir los gastos que necesita el hogar. En tanto el 47,2% de los trabajadores consultados declararon que la satisfacción con su empleo es entre "regular", "mala" y "muy mala", mientras que para el 52,8% restante es "buena" o "muy buena". Ya sea para cubrir sus gastos o por la dinámica de su empleo, el 31,5% de la población consultada trabaja más horas de las que desea, mientras que el 18% trabaja menos.
De acuerdo al relevamiento, una familia promedio dice necesitar $16.925 para vivir dignamente dentro de las expectativas del hogar. Ese monto representa un 23% más de lo requerido en el semestre anterior.
A su vez, para alcanzar esos niveles, las familias estiman que sus ingresos deberían mejorar 42,1%. Sólo un 55,3% de los hogares declara que obtiene los ingresos necesarios para alcanzar su nivel de vida deseado.
Metodología
El Índice de Bienestar Económico es construido por CERX a partir de los resultados de encuestas directas realizadas a 'jefes/as de hogar" del Gran Buenos Aires, donde se evalúa la percepción de las familias con respecto a cinco área determinante de su bienestar económico: salud, educación, situación económica (ingresos y consumo), empleo y
vivienda. Esta evaluación se realiza mediante escalas cualitativas que permiten obtener saldos de respuestas negativas y positivas que determinan luego el valor de los indicadores para cada sub-ítem.
El resultado final del índice depende del grado de importancia (ponderación), que cada unidad familiar asigna a cada aspecto de su bienestar. Esta metodología de ponderadores variables permite definir en el tiempo cuáles son los aspectos que la sociedad considera más importantes para su bienestar y captar a la vez el cambio que se puede producir en el
bienestar a través de las mejoras percibidas en esos aspectos particulares.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...