La credibilidad del Poder Judicial está en uno de sus peores momentos. El 77% de los argentinos no confía en el sistema de justicia y solo el 3,1% tiene mucha confianza en él. Y el 15,1% apenas mantiene algo de confianza. El juicio es bastante parejo entre los más críticos. Un 41,1% le tiene poca confianza y un 35,9% no le tiene nada de confianza. El resultado lapidario ocurre con el telón de fondo del crecimiento de la preocupación de la gente por la inseguridad y surge de un estudio de opinión sobre dos mil casos realizado por la consultora Management & Fit para Clarín. Los menores de 40 años son quienes menos confían en los jueces.
La credibilidad del Poder Judicial es inversamente proporcional a la mayor preocupación que hoy tiene, según la encuesta, la ciudadanía: la inseguridad. Con el 34,5% es el tema que más inquieta a los argentinos. La cifra impresiona, pero más aún el crecimiento respecto al mes anterior, el 16,1%, casi el doble. En el Gobierno explican que la inflación empezó a retroceder y ya no un fantasma, sin tener en cuenta la multiplicación de casos violentos. El ránking de preocupaciones lo completan la desocupación (14%); la inflación (13,1%), que efectivamente se retrajo un 5,6%; y la corrupción (12,2%). La pobreza (11,7%), cuyo índice del 32% se conoció semanas atrás solo preocupa al 11,7%. El narcotráfico queda muy atrás, con el 3,1%.
INSEGURIDAD1.jpg
El 50,5 aprueba la justicia por mano propia
La crisis del sistema judicial da lugar a una cifra más escalofriante: el 50,5% aprueba "la justicia por mano propia". El 24,5% lo aprueba completo y el 26%, parcialmente. Solo el 18,4% la rechaza por completo. El 31,7% de los consultados cree que esos casos ocurren por la ausencia del Estado, mientras que el 27,4% cree que es por la desconfianza en la Justicia. El agotamiento de la gente (23%) completa el ránking de justificaciones, pero es el primero en la provincia de Buenos Aires. El tema se instaló en la agenda mediática, judicial y política luego de dos casos que conmocionaron a la ciudadanía: el del médico Lino Villar Cataldo, que mató de un disparo a un ladrón que irrumpió en su consultorio y el del carnicero Daniel Oyarzún, que persiguió y atropelló a un delincuente que le había robado 5 mil pesos.
El Gobierno tomó partido en ambos casos. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich señaló que el médico era "la víctima" y el presidente Mauricio Macri llamó a una radio y opinó que el carnicero, que estaba detenido, debía estar "en su casa con su familia y reflexionando".
Otros números
La inseguridad hoy es la principal preocupación, pero no fue así durante todo el año. En abril solo la identificaban como el peor problema el 13,3%, mientras que el 31,9% señalaba a la inflación. En tanto, que la suba de tarifas alcanzó su clímax en mayo (19,2), cuando llegaron las primeras boletas.
El reclamo de seguridad no es el único que deberá atender el Gobierno. El 43,1% considera que la situación del país empeorará en los próximos meses. Más de la mitad de ellos (el 23,5% del total) cree irá mucho peor. El 32,7%, en tanto considera que la situación mejorará, pero sólo un 12,9% cree que irá mucho mejor.
La imagen de la gestión presidencial se sostiene, aunque muy dividida. Un 43,6% la aprueba y un 42,5% la desaprueba, aunque hay un alto número de indecisos (13,9%). La administración de María Eugenia Vidal, en tanto, sigue siendo valorada positivamente. El 48,8% la aprueba y el 41,1% la desaprueba.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gustavo nisnovich
gustavo nisnovich · Hace 2 meses

En las cuestiones de seguridad, hacen las cosas tan mal que parece que no quisieran solucionarla. Colocar mayor cantidad de efectivos en la vía pública, está totalmente probado que no aporta ninguna solución, además de representar una fuerte erogación de los recursos públicos. Es absolutamente indispensable corregir tres factores deficientes: dictar leyes suficientes para apartar y castigar duramente a los delincuentes que cometen delitos que afectan gravemente a la sociedad, corregir a los jueces que aplican su discrecionalidad política , en vez de ajustarse a derecho, apartandolos y castigandolos duramente , y en las fuerzas de seguridad nombrar gente especializada en la materia, disminuyendo su cantidad, pero proveyendo equipamiento de alta tecnología para prevenir y evitar el delito. Me olvidaba, Un maestro gana 8 lucas... un pediatra de guardia gana mas o menos 10 lucas y un juez 10 veces mas. Empecemos por ahi.

ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 2 meses

esos datos son los que ponen en el diario , vaya a saber si son verdaderos . de todas formas el gobierno no se tiene que preocupar por la inseguridad sino HACER ALGO sobre la inseguridad y dar condena que sea ejemplo para que no siga habiendo tanto actos de delicuencia


Se está leyendo ahora