En Salta, 20.866 jóvenes trabajan de manera informal. Solo el 21,5% del total de trabajadores menores de 24 años cuenta con empleo en blanco, aportes previsionales, relativa estabilidad y cobertura de obra social. De los más de 26 mil quinientos jóvenes incorporados al campo laboral, solamente 5.721 están registrados. Es decir que casi el 80% está en negro.
La Fundación para el Análisis y la Reflexión de la Argentina (Fundara) hizo público recientemente un nuevo informe de coyuntura que deja al desnudo la poca inclusión de los jóvenes de entre 15 y 24 años en el mercado laboral, además de las condiciones de precariedad que caracterizan a los puestos de trabajo a los que acceden.
El trabajo titulado "Otra cara de la informalidad. Los jóvenes en la precariedad laboral", que basa sus análisis en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), estima que del total de trabajadores asalariados de la provincia, solo el 15% se encuentra en la franja generacional que va de los 15 a los 24 años.
El otro 85% se sitúa en el rango que va de los 25 a los 64 años, es decir también abarca a jóvenes. De todos modos, por una cuestión analítica, el informe de Fundara define como jóvenes a los que tienen hasta 24 años y concentra sus esfuerzos en caracterizar la situación de ese rango etario.
Del total de trabajadores comprendidos en esa porción, que se calcula en 26.587, el 78,5% "debe conformarse con un empleo precario sin aportes jubilatorios ni contribuciones patronales", subraya el análisis realizado por especialistas del equipo técnico de la fundación.
Ante este panorama, los técnicos de Fundara evalúan que "el desempleo y la informalidad en el acceso al empleo confluyen para constituir a la juventud en una destinataria de la exclusión económica y social".
"Existen determinados grupos que resultan más vulnerables o proclives a tener una mayor incidencia de informalidad en un mercado de trabajo segmentado", avanzan en explicaciones y añaden que los jóvenes son uno de esos sectores expuestos a padecer las irregularidades que se suceden en el mundo laboral.
Seguidamente, argumentan sobre los comprendidos entre los 15 y los 24 años que "su escasa experiencia laboral -y en general- y el desconocimiento de sus derechos laborales, los vuelven proclives a la inserción laboral en puestos de salarios bajos, con largas jornadas y sin posibilidad de acceso a una obra social, seguro de trabajo o aportes jubilatorios".
Los adultos
Sobre el rango abarcado desde los 25 hasta los 64 años, el informe de coyuntura especifica que del total de trabajadores asalariados adultos, un 60,7% tiene trabajo formal mientras que el restante 39,3% comparte las condiciones de precariedad de los 20.866 jóvenes que no se encuentran registrados, que no aportan a la caja previsional y que no cuentan con cobertura de salud.
80 mil en negro
Los asalariados adultos suman 150.659 sobre un total de 177.246 trabajadores que componen el campo laboral salteño. Sobre esos poco más de 150 mil, son 91.450 los que cuentan con trabajo formal, mientras que 59.209 no están registrados.
Tomando en consideración la situación de los jóvenes y de los adultos, son 80.075 los trabajadores salteños que están en negro. Tal cifra significa un 45,17% del total, es decir, la informalidad laboral en Salta sigue estando cercana al 50%, tal como ha venido publicando en sus últimos boletines el Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde), que pertenece a la Universidad Nacional de Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora