La posibilidad de localizar a cualquier persona independientemente del lugar donde esté a través de las redes sociales y de aplicaciones como Whatsapp y Skype convirtió la jornada laboral en un periodo de 24 horas ininterrumpidas.
Consultas por tareas que deberán ser ejecutadas al día siguiente, reclamos, solicitudes y reorganizaciones de lo pautado encuentran estos canales para expresarse en momentos cuando el asalariado ya debería abocarse a su vida personal.
Además, por las exigencias y demandas laborales el trabajador suele aplicarse a actividades inconclusas, que de no hacerlas en casa le implicarían un perjuicio enorme en su de por sí apretada agenda diaria.
Este es el universo, pero retratado en números, que sondeó la consultora Adecco Argentina. Para ello, encuestaron a 350 personas de nuestro país.
Los resultados fueron más que elocuentes: casi 8 de cada 10 argentinos sigue conectado a su trabajo luego de su jornada laboral. Además, 4 de cada 10 consultados reconoció que le resulta difícil equilibrar el tiempo que dedica al trabajo y a la familia. En tanto, casi el 70% manifestó tener una jornada laboral de 9 horas diarias.
Fuera de la oficina
¿Qué pasa con los argentinos cuando finalizan sus jornadas laborales? Si según la consultora Adecco Argentina, 8 de cada 10 trabajadores de nuestro país sigue conectado a su trabajo de alguna manera luego de haber cumplido con su jornada laboral, es válido preguntarse también que ocurre con el equilibrio entre trabajo y familia.
Al ser consultados sobre el trabajo fuera de la oficina, el 48% de los encuestados dijo que luego de cumplir con su horario laboral pautado no sigue trabajando, pero sí queda pendiente del celular por si surge algún imprevisto, en tanto el 29% sigue trabajando desde el celular o notebook y el 23% afirma no trabajar fuera de su horario.
Al 39% suele resultarle difícil equilibrar el tiempo que dedica al trabajo y a la familia, el 36% no encuentra nunca un equilibro y para el 25% esa no es una complicación.
Además, el 47% dice que solo a veces logra desconectarse del trabajo para dedicarse tiempo, mientras que el 40% afirma que se desenchufa totalmente y el 13% que no consigue hacerlo. Por otra parte, el 55% de los encuestados asegura no posponer encuentros familiares o actividades con amigos para realizar tareas laborales, aunque el 32% lo hace a veces y solo el 13% elige el trabajo por sobre sus asuntos personales.
En cuanto a los reclamos familiares, el 44% cuenta que le reclaman más tiempo ocasionalmente, el 43% afirma no recibir ese tipo de reclamos y el 13% los recibe continuamente.
Horario laboral
Sobre el horario de su jornada laboral, el 69% trabaja 9 horas diarias, el 19% más de 9 y el 12% menos de 9. Por otra parte, el 43% no cuenta con un horario flexible, el 25% lo tiene mientras cumpla con los objetivos laborales, otro 16% siempre y cuando cumpla las 9 horas diarias, el 13% afirma tenerlo y el 3% goza de un horario totalmente flexible, ya que trabaja desde su casa.
Entre los encuestados que trabajan horas extra, solo el 10% obtiene el pago adicional por las horas trabajadas, mientras que el 90% restante no. Además, el 37% cuenta que la empresa de la que forma parte le solicita trabajar los fines de semana, mientras que el 63% no.
Acerca de las actividades extralaborales, el 37% elige compartirlas con su familia, el 28% escoge realizar algún deporte, el 18% aprovecha el tiempo para realizar los quehaceres del hogar, el 7% mira televisión y otros duermen o leen. Además, el 61% afirma que el trabajo fuera de la oficina o lugar físico de trabajo afecta de igual manera tanto al hombre como a la mujer y el 39% afirma que la mujer definitivamente es más afectada, ya que tiene mayores responsabilidades familiares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora