Actualmente, ¿cómo está la situación del sector tabacalero salteño y cómo la proyectan para los meses venideros?
No es una situación fácil, hay stock en todas las cooperativas y empresas. Tampoco hay previsibilidad sobre qué es lo que va a pasar con el tema del gas, pero si el Gobierno nacional insiste con su postura de cobrar lo que facturaron últimamente, es imposible. Hay que tener en cuenta que entre Salta y Jujuy se gastan aproximadamente 100 millones de pesos en gas, y con los últimos montos se fue a cerca de 1.300 millones de pesos, eso sería inviable para seguir produciendo, nosotros secamos el tabaco en estufas de gas.
Aproximadamente, ¿cuántas toneladas de tabaco se producen en Salta?
Los últimos años hemos estado produciendo entre 33 y 34 millones de kilos. Pero una cosa es lo que se produce y otra cosa es lo que se vende, cada vez se está haciendo más difícil venderlo, por eso te decía que este año muchas empresas se quedaron con stock, no pudieron vender todo lo que tenían. Los costos para venderlo afuera se incrementaron y se hace más difícil competir en el mercado internacional.
Del total que se vende, ¿qué porcentaje se exporta y qué porcentaje queda para el mercado interno?
Entre el 80 y el 83% de lo que se produce en la Argentina es para exportación, el resto es para consumo interno. Esa tendencia se repite en Salta también, que está entre las principales productoras del país; vos pensá que entre Salta y Jujuy, donde está Virginia, concentrás aproximadamente 70 millones de kilos. El total de kilos que se produce a nivel país es 110 millones. Muchas veces estuvimos primeros en producción de todo el país, junto a Jujuy y Misiones somos los lugares que más tabaco tenemos, vamos peleando la punta según cómo nos trate el clima. Últimamente el principal productor es Jujuy.
Según el Indec, el tabaco es lo que más se exportó desde Salta en el primer semestre del año. A pesar de eso usted dice que el panorama no ha sido del todo bueno, ¿a qué se debe?
Sí, puede ser que lo que más se haya exportado este año en Salta sea tabaco, pero son tabacos que vienen guardados de campañas anteriores, no se vendió la producción total de este 2016. Este año se estuvieron vendiendo cosechas de las campañas 2014 y 2015, y hubo una tendencia leve al crecimiento, aunque todavía hay un stock de 10 millones de kilos, el 30% de una producción anual, sin vender.
Para el tabaco salteño de exportación, ¿cuál es el mercado preferido y cuál el que efectivamente existe?
Estamos vendiendo a China, a Japón, de ocasión le estamos vendiendo a Paraguay. También se comercia un poco con Estados Unidos y los países de Europa. Las fábricas de cigarrillos están en distintas partes, estamos estudiando la posibilidad de venderle a Rusia, quien ya se contactó con nosotros. La demanda de tabaco se mantiene, siempre y cuando se esté dentro de los costos razonables para mantener el precio en los estándares internacionales.
¿Tienen proyectos para abandonar la producción primaria inclinándose a introducir valor mediante la generación de manufacturas de origen agropecuario?
Estamos con disponibilidad crediticia, entonces tenemos capacidad para comprar tabaco, si necesitamos aumentar las ventas, tenemos la posibilidad. Lo que nos falta es tener a quién vender para comercializar la mayor cantidad de tabaco. Por otra parte, la cooperativa tiene una plata fabril pero es bastante vieja, tiene 40 años; hemos pensando en fomentar la renovación de maquinaria allí.
Usted dice que las ventas mermaron pero también es cierto que aumentó la exportación. ¿Que el tabaco represente alrededor de un 20% del dinero generado por ventas al exterior, responde a que la devaluación del peso los favoreció en términos de rentabilidad? Vendieron menos pero a más valor..
Sí, en estos meses han bajado las ventas, estamos con stock remanente que quedará para el acopio. Aconsejamos a los productores sembrar las hectáreas justas. Y lo del valor, hay que tener en cuenta también que los costos subieron.
En qué quedó la discusión por el Fondo Especial del Tabaco, los productores son esclavos absolutos del régimen que lo regula, dependen de la venta de cigarrillos en los almacenes...
Así es. Se distribuye entre las siete provincias tabacaleras según el porcentaje que cada una tiene en su facturación. Pero sin ese Fondo Especial esta producción sería inviable. Hubo una reunión la semana pasada de todos los ministros de las siete provincias tabacaleras, donde se acordó la normalización del envío de los fondos, que venía un poco demorado.
Esa reunión con la Secretaría de Agricultura de la Nación sirvió para que los gobiernos provinciales muestren lo necesarios que son esos dineros para nosotros, los que afrontamos la producción de tabaco. Es fundamental mantener ese tipo de incentivos.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ram Test
Ram Test · Hace 6 días

En otra noticia un tipo que demanda porque no puede dejar de fumar hace 50 años, y aqui esta noticia, realmente somos estúpidos. Es como tener una fábrica de bombas y reprochar que hay guerra.

Piolin de Macramé
Piolin de Macramé · Hace 6 días

La dirigencia actual no ha hecho nada por la famosa "reconversion" tabacalera: en lugar de estudiar seriamente las posibilidades de reemplazo paulatino del tabaco por otras producciones, y mermar el tabaco aumentando la calidad (menos tabaco, de mejor calidad) sólo se ha dedicado a hacer politiquería con la plata del Fondo Especial del Tabaco (FET): cada vez más productores de tabaco, más chiquitos: más votos para las elecciones. Cómo van a hacer planificación estratégica, moverse en el mundo globalizado, buscar mercados internacionales, imaginar escenarios productivos futuros si ni siquiera tienen formación universitaria (mucho menos de postgrados), no hablan idiomas (ni siquiera inglés) y no profesionalizan la gestión? El tabaco no tiene futuro a largo plazo, hay que agiornarse y aprovechar las oportunidades de mercado que tenemos, pero se sigue haciendo lo mismo que hace 80 años!

Se está leyendo ahora