Salteñas que se sienten frente a una amenaza límite, familiares de víctimas que ya agotaron las esperanzas de conseguir apoyo en otros organismos, vecinos que necesitan ayuda para frenar una situación que pone en riesgo la vida de una mujer. Son algunas de las miles de personas que deciden marcar 911 en busca de una respuesta. El sistema de emergencias debe intervenir ante unos 80 llamados cada día por casos de violencia de familiar y de género solo en Salta Capital.
Los datos se incluyen entre las estadísticas centrales del primer informe anual del Observatorio de Violencia contra las Mujeres Rosana Alderete, que se presentará hoy, en el día internacional de lucha contra todas las formas de agresión relacionadas con el género.
En el primer semestre de 2016 el sistema de emergencias intervino, en total, 14.447 veces ante llamados vinculados con el tema en la Capital. A eso deben sumarse 2.344 comunicaciones que se registraron en el mismo período en Orán y 2.201 en Tartagal.
Las emergencias que derivan en la actuación de la Policía son un dato más sobre la violencia machista en una provincia que se ubica entre las que más femicidios registran a nivel nacional.
En Salta Capital, el 56 por ciento de las mujeres asegura haber sufrido algún tipo de agresión física, emocional o simbólica de acuerdo a una encuesta del Observatorio de Violencia contra las Mujeres. Además, el 65 por ciento respondió que desconoce que existen leyes específicas que protegen a las víctimas.
De las que contaron haber padecido algún tipo de agresión, el 33 por ciento dijo que no conocía ningún organismo donde pudieran contenerla o asesorarla.
El sondeo también revela que solo el 7 por ciento de las salteñas considera que el Estado atiende lo suficiente esta problemática y apenas el 14 por ciento cree que las mujeres están debidamente resguardadas por la Justicia.

Datos insuficientes

Pese a que la provincia está en emergencia por violencia de género desde 2014, la información sobre el tema todavía no está sistematizada de una manera que permita diagramar políticas de prevención y respuestas ante el problema.
Según datos de la Corte de Justicia de Salta, en 2015 hubo 15 femicidios. Sin embargo, en nueve de estos casos se desconoce si las víctimas habían hecho denuncias contra sus agresores porque el dato no se consignó en los expedientes, según detalló a El Tribuno Alfonsina Morales, una de las seis directoras del Observatorio Rosana Alderete.
Unificar los protocolos de actuación, hacer distinciones entre violencia familiar y de género y difundir los servicios que existen para las mujeres en riesgo son algunas de las principales recomendaciones que el observatorio incluye en el primer informe anual que dará a conocer hoy desde las 10 en el Museo Casa de Hernández.
La institución, que comenzó a funcionar el 25 de noviembre de 2015, llamó la atención principalmente sobre la necesidad de articular las acciones de todos los organismos involucrados en la atención a las víctimas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


LORENZO MARTINEZ
LORENZO MARTINEZ · Hace 15 días

ser hdp, jodida o mala persona, resentido o estar mal de la cabeza no distingue sexo. O ahora lo que digan las mujeres es palabra sagrada, no se puede dudar, criticar ni nada??? La mujer también puede generar mucho daño a un hombre sin recurrir a la violencia física, basta una denuncia falsa (sin demasiadas pruebas) para ensuciarlo para toda la vida o alejarlo por un tiempo de los hijos, ponerlo en problemas delicados y muy serios con la justicia.. Ni hablar del maltrato psicológico, manipulación,etc. que se da también de mujeres a hombres. Cuanta hipocresía que hay y cag0nes que son políticamente correctos...

Osvaldo castro
Osvaldo castro · Hace 15 días

Exacto, mi hermano fue victima de una denuncia falsa, pues la palabra de una mujer esta primero

LORENZO MARTINEZ
LORENZO MARTINEZ · Hace 15 días

LA VERDAD YA ME TIENEN PODRIDO CON ESTA CAGADA DE NI UNA MAS O MENOS. PORQUE NO SE FIJAN MUCHAS DE ELLAS LO QUE HACEN CON LOS HOMBRES, LOS USAN, MANIPULAN, INSULTAN, DENIGRAN, ENGAÑAN, LOS VIVEN, LOS EXPLOTAN, LOS USAN, ALGUNAS GOLPEAN, EN DEFINITIVA HACEN LO MISMO QUE LOS HOMBRES. HASTA QUE SEAN MEJORES PERSONAS LA VIOLENCIA NO CESARÁ, POR MAS QUE REPITAN COMO LORAS ESE ESTUPIDO SLOGAN. PARA QUE SE ILUSTREN , MIREN LO QUE DICEN ALGUNOS HOMBRES, COMO EL DEL VIDEO, ESPERO QUE LO MEMORICEN Y COMO DICE EL, NO SEAN TAN MALAS Y CONCHU DAS, JAJA....http://www.clarin.com/extrashow/fama/Alfredo-Casero-polemico-violencia-genero_0_1691230976.html

virginia pistan
virginia pistan · Hace 15 días

Para revertir estos datos y hechos es necesaria la creación de una política pública de EDUCACION, educar a nuestras hijas e hijos con valores morales, respeto, educación de calidad, en donde las madres dejemos de inculcar el machismo, el maltrato, la denigración de la mujer solo por se mujer. Muchas salen a las calles a realizar marchas por violencia de género, pero se olvidan que son la raíz de la violencia cuando permiten que un hijo por ser varón te falte el respeto, que tu marido por ser tu marido te golpee, que te grite, que te maltrate sicológicamente, y lo mas triste es ver mujeres empoderadas violentando a otras mujeres. No estoy hablando por hablar, fijense a su alrededor, pasa mas seguido de lo que deseamos. Cuando uno consigue un cargo, un puesto, un ascenso o una estabilidad económica, tenés a tu alrededor miles de mujeres pensando "con quien se habrá acostado para lograrlo" , esas mujeres que no tienen el valor de enfrentar las situaciones y los cambios son mas violentas que un tipo que te da una trompada. Cuando veamos una mujer la tenemos que sentir una igual, no una rival, la ayudemos, pensemos con ella la forma de convivir en paz y armonía, no la matemos por solo tener la capacidad de resilencia de afrontarse a las adversidades de la vida y salir victoriosa, no descarguemos nuestra frustración en esa mujer que lo logra casi todo, porque no sabemos que sufre en su interior para lograrlo. Vamos a revertir entre todas eso cuando nos demos el verdadero valor que tenemos como mujeres.


Se está leyendo ahora