Las diferentes campañas publicitarias parecen no tener la respuesta adecuada en muchos de los que vivimos y transitamos en las avenidas, calles y autopistas de Salta. La imprudencia de los conductores sigue ganando por goleada. Y si hoy no lamentamos una muerte más a las 98 personas que perdieron la vida en el 2016, es sólo por un milagro.
Esta mañana una camioneta que circulaba desde Salta hacia General Güemes por la autopista chocó de atrás a un camión que circulaba en el mismo sentido. Cuando la Policía le realizó el control de alcoholemia al conductor del rodado más pequeño, este arrojó 2,8 de alcohol en sangre, según le informó un lector a través de el WhatsApp a El Tribuno.
Otro lector que también se comunicó vía Whatsapp contó que kilómetros antes ya había advertido que el mismo conductor venía ya de banquina en banquina arrasando incluso carteles de ruta. Por eso, en cuanto pudo lo pasó y dio aviso pero el personal policial del expeaje Aunor no la detuvo y minutos después tuvo lugar el previsible accidente.
"En el momento que la pasé me apuré a llegar a la garita de la Policía que se encuentra en la ruta y el cruce que va a La Quesera", contó el lector. Salieron corriendo a la ruta ante mi aviso pero cuando la Policía frenó un camión y se aproximaba a toda velocidad la camioneta Amarok, les advertí a los oficiales pero esta se incrustó en el camión. La culpa es la policía del expeaje Aunor que no lo detuvo antes", consideró.
La fotografía habla por sí sola, el frente de la camioneta quedó totalmente destruido por el fuerte impacto. El hombre solo sufrió politraumatismos menores.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...