Desde el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) señalaron que Robledo Puch, conocido como "El Ángel de la Muerte", será trasladado el martes en medio de un importante operativo de seguridad a la asesoría pericial de San Isidro con el objetivo de someterse a una serie de estudios médicos debido al deterioro de su salud.
En el SPB informaron que el traslado y los estudios que se realizarán a Robledo Puch, no están relacionados con el pedido que el condenado había realizado a principios de esta semana para que lo saquen del penal de Sierra Chica y lo alojen en una cárcel de régimen semiabierto. En su solicitud, presentada ante un tribunal de San Isidro, Robledo Puch sugirió que le colocaran una pulsera electrónica para demostrar que no tiene la intención de huir.
¿Quién es Robledo Puch?
Los periodistas de la época lo bautizaron "Angel de la muerte" por su aspecto aniñado y su rostro inocente enmarcado por unos rizos dorados similares a los de los oleos del Renacimiento. Pero se trataba del criminal serial más sanguinario de la historia argentina: cometió 36 delitos. Mató a 11 personas a sangre fría -a la mayoría de ellos mientras dormían-, cometió 17 robos y fue cómplice de dos violaciones. Fue detenido y llevado a juicio, y nunca mostró arrepentimiento. Sin dudas, eso es lo que vuelve aun más espeluznante su historia y también lo que lo convirtió en el único preso en el país que cumple una condena efectiva a cadena perpetua desde 1973.
Poco después de cumplir 19 años, Robledo Puch decidió que su manera de tener dinero "fácil" sería robando. Lo hizo y, sin mediar palabras, cada vez que alguien apareció en su camino no dudó en acribillarlo a sangre fría, por placer y sin importarle que sus víctimas estuviesen durmiendo, ignorantes de su presencia. La mayoría de ellas eran trabajadores que oficiaban de serenos en los comercios que robó y otras dos habían sido violadas por Antonio Ibáñez, ex compañero de banco de la escuela y cómplice.
El 9 de mayo de 1971, la dupla Robledo-Ibáñez comenzó su accionar delictivo cuando robó en un comercio del centro de Vicente López. Asaltaron la caja fuerte y se llevaron un motín de $400.000 de entonces (poco más de $100 mil actuales), pero antes de escapar decidieron ver si había algo más de valor y se toparon con el encargado del local que dormía junto a su mujer y un bebé de meses. El "Angel de la muerte" mató primero a José Bianchi y luego disparó a la mujer. Había comenzado a escribir su macabra historia.
Seis días después decidieron robar en un boliche de Olivos. Entraron por la ventana y se llevaron un botín de $350 mil de entonces. Buscando una salida se toparon con Manuel Godoy y Pedro Mastronardi, sereno y encargado respectivamente, que dormían sobre unas sillas. Otra vez sin dudarlo disparó con furia. Las crónicas policiales de aquellos años contaban que, cuando le preguntaron a Robledo por qué mataba a personas dormidas que ignoraban su presencia, solo respondió: "¿Querían que los despertara?".
PUCH2.jpg
El 24 de mayo de 1971, la dupla criminal robó su máximo botín en un supermercado: $ 5 millones, lo que hoy sería $1.300.000. Juan Scattone, el sereno de 70 años, los descubrió y sin dudarlo Puch le vació el cargador encima. Felices con su logro, los delincuentes abrieron una botella de whisky y brindaron sobre el cuerpo del anciano.
Virginia Rodríguez fue asesinada el 13 de junio de 1971 y se convirtió en la quinta víctima de Robledo Puch, tan solo por haberse cruzado en su camino mientras éste deambulaba junto a Ibáñez en un auto robado. A su amigo le gustó mucho y le pidió a Puch que fuese por ella -como una presa-. Este lo hizo, sin dudar la amenazó a punta de pistola y la subió al vehículo para llevarla a un descampado cercano donde Ibáñez la violó y golpeó salvajemente ante la fría mirada del "Angel". Le dio un beso y la dejó irse, pero cuando empezó a correr le ordenó a su socio que la matase. Las crónicas policiales consignan cinco disparos sobre el cuerpo de la joven modelo.
Once días más tarde
Once días después, los temibles psicópatas hicieron de Ana María Dinarco la sexta víctima. La secuestraron a la salida de un boliche de Vicente López con la intención de llevarla al mismo descampado y con los mismos propósitos. Ibáñez intentó violarla durante el traslado, pero como no pudo decidió tirarla del auto en movimiento y la mujer corrió semidesnuda por el costado de la Panamericana. La situación enojó a Puch y disparó con acierto siete tiros a su espalda. Luego se acercó al cadáver y le destrozó la mano de un último disparo.
A esta altura los delincuentes eran tan temidos como conocidos aunque sus caras no eran señaladas. Estuvieron inactivos por más de un mes y medio, tiempo en que, cuenta la crónica de aquellos años, comenzó a haber diferencias irreconciliables entre ellos. Una versión dice que Ibáñez comenzó a temerle y otra, que Robledo Puch estaba enamorado de su amigo y que sentía celos cada vez que violaba.
Mata a su cómplice y amigo
Esas diferencias le costaron la vida a Jorge Ibáñez que se convirtió en la séptima víctima de su propio amigo. Las hipótesis de ese crimen aseguran que Robledo subió a Ibáñez a un auto prestado, lo llevó a pasear por Avenida Cabildo y entró a una zona donde había una obra en construcción. Robledo impactó allí con total velocidad que Ibáñez quedó fatalmente herido. Cerciorándose de su estado le quitó los documentos y se fue caminando. El cuerpo de su cómplice fue encontrado varios días después. Al hablar de este hecho, Robledo dijo que "solo se trató de un accidente".
PUCH1.jpg
Forma una nueva dupla asesina
Luego de matar a Ibáñez, el ya asesino serial estuvo un tiempo sin delinquir, pero sus deseos de dinero fácil lo vencieron. Héctor José Somoza fue su nuevo socio y debutaron como dupla asesina el 15 de noviembre de 1971 cuando mataron a Raúl Belbene, el sereno de un supermercado de Boulogne. Al llegar a la caja vieron que estaba vacía, lo que desesperó a Somoza y lo llevó a romper todo a su paso. Esa falla enojó a Robledo y dos días después decidió dar otro golpe. Asaltaron una agencia de autos en Olivos donde dormía el sereno Juan Carlos Rosas, a quien acribilló por la espalda y fue de inmediato a robar la caja, que otra vez no había nada. El enojo de Robledo se volvió contra su nuevo cómplice.
Descontento por tener las manos vacías, la dupla decide dar otro golpe que se lleva la vida de Serapio Ferrini. El 25 de noviembre de 1971 roban en una concesionaria de autos donde encuentran más de medio millón de pesos de la época. En febrero del año siguiente Robledo vuelve a robar, esa vez fue una ferretería donde una de las víctimas fatales fue el encargado del comercio: Manuel Acevedo. En la nueva modalidad de robo, la pareja utilizaba un soplete para abrir cajas fuertes, elemento con el que Robledo quema a su cómplice porque este lo habría asustado. Se cree que el enojo por los robos fallidos hizo de Héctor Somoza otra víctima del asesino de rizos dorados.
En su confesión, Robledo Puch dijo que Somoza quiso hacerle "una broma" abrazándolo por la espalda como fingiendo que lo habían atrapado. "Me asusté y al darme vuelta le quemé la cara con el soplete". Luego le disparó dos balazos a quemarropa.
Lo detienen ese mismo año
Carlos Robledo Puch fue detenido ese mismo año y luego de pasar por varios penales fue trasladado al penal de máxima seguridad de Sierra Chica. En 1977 pidió que lo trasladasen al pabellón de homosexuales donde aún permanece.
Siete años después de haber sido detenido y de declararse inocente de todos los crímenes, la Sala I de la Cámara Penal de San Isidro condenó a Robledo Puch a prisión perpetua más la pena accesoria de reclusión por tiempo indeterminado al encontrarlo responsable de 36 delitos, entre ellos 11 asesinatos. Años más tarde, la misma Sala rechazó un pedido de libertad condicional de la defensa. Los jueces escribieron en el fallo que "jamás quiso estudiar" durante el tiempo que llevaba en reclusión y que "nunca se mostró arrepentido de sus crímenes". Además, los informes psiquiátricos revelaron que el "Angel de la muerte" tiene una personalidad perversa con altas dosis de agresividad contenida, Un asesino en potencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 6 meses

¿Qué pasó con los padres de este psicópata?

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 6 meses

Si esta basura tiene la "salud deteriorada", que le digan como al santiagueño del cuento, "dice el doctor que te vas a tener que morir, nomás".

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 6 meses

el colmo de los colmos .....y ahora lo van a PREMIAR.......... que JUSTICIA GENEROSA QUE TENEMOS........ con todos los ANTECEDENTES tendria que podrirse en la carcel........


Se está leyendo ahora