Susana Giménez y Máxima Zorreguieta son dos celebrities argentinas cultoras del animal print, un estampado que ofrece elegancia y sofisticación y al que desde hace un par de años llaman el nuevo negro, no solo por el estilo que imprime, sino también por la variedad de combinatarias que ofrece.
Según el sitio Los Arys, los primeros usos del animal print se pueden rastrear hasta la época en que el hombre habitaba cavernas y se vestía con pieles para protegerse del viento y el frío. Años después, en la época medieval, estas prendas fueron utilizadas para marcar un símbolo de nobleza como así también la pertenencia a una clase social elevada.
En 1920 la actriz Gloria Swanson comenzó a utilizar el animal print y el público notó cómo lucía elegante.
Si bien este estampado estuvo presente durante el siglo XX, en los 60 se volvió popular en Estados Unidos. Así, se comercializaban trajes de baño, sombreros, vestidos, pantalones, etc.
En la década del 50 Betty Page se animó a ataviarse con él y cautivó la atención de muchos diseñadores, entre ellos Christian Dior, quien lo reinterpretó. Fueron muchas las celebridades que se hicieron eco de esta tendencia como Marilyn Monroe, Sophia Loren, Debbie Harry, Bombshell Jayne Mansfield, Grace Kelly y Elizabeth Taylor.

Algunas recomendaciones

En el sitio Entre Mujeres, Laura Malpeli de Jordaan, asesora de imagen certificada por Colour me Beautiful y creadora de Styletto Image Studio, ofrece algunos consejos para usar el animal print en prendas y accesorios, ganando personalidad y que este estampado no contravenga el mensaje que queremos dar con nuestro atuendo. Malpeli dice que como primera medida hay que considerar el estilo personal. Hay mujeres que son clásicas y que quizá no se sientan tan cómodas incorporando el animal print en su guardarropas. Incluso otras, de estilo romántico, tal vez prefieran los estampados florales y las mujeres más naturales, probablemente, opten por prendas lisas o con estampados muy sutiles. Por este motivo, resulta indispensable plantearse a priori si a uno le gusta usar prendas con animal print o si se sentirá incómoda o poco identificada con la tendencia.
Una vez que se concluyó que se aprecia el animal print hay que tener en cuenta la morfología del cuerpo. Todo estampado, en comparación con una prenda lisa que no sea demasiado clara, agranda visualmente la parte del cuerpo que cubre. De este modo, si las caderas son más anchas que los hombros, lo ideal será usar el animal print en prendas superiores. Por el contrario, si se es ancha de hombros y se tiene las caderas angostas y más bien rectas, es recomendable ponerse una prenda inferior con animal print. En este caso una pollera puede ser la mejor aliada porque dará la sensación de mayor proporción entre hombros y caderas.
También hay que considerar la estatura. El tamaño del estampado es otro tema crucial y es donde quizá se observen más errores a la hora de usar esta tendencia. Si se mide menos de 1,60 lo ideal será un estampado pequeño; si la estatura se encuentra entre 1,60 y 1,70, los estampados medianos serán los mejores aliados; mientras que si se supera el 1,70, los estampados grandes serán la mejor opción. En todos los casos, el objetivo es que el estampado sea proporcional a la contextura física para evitar distorsiones en la imagen proyectada.
La combinación con otras prendas también ayudar a no caer en un visual pesado. Lo más habitual, si se usan dos prendas, es que una tenga animal print y la otra sea lisa. Así se logra la armonía pero, si el estilo es más llamativo o la voluntad es destacarse, también se puede apostar a la superposición de estampas. Esto se consigue combinando dos prendas con animal print de distinto tamaño de estampado o bien usando la prenda animal con otra de diferente diseño y que tenga algún color en común.
Animarse de a poco para habituarse a verse ataviada con la tendencia es lo mejor. Empezar incorporando accesorios, por ejemplo. Un pañuelo con un estampado en animal print, una cartera o un par de zapatos ayudarán a que el outfit no se vea monótono y, a la par, se pueda implementar esta tendencia compleja de manera sencilla y delicada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia