María Inés Zalazar conoció la taquigrafía hace más de 30 años y abrazó la profesión con pasión. Hoy integra el cuerpo de taquígrafos del Honorable Concejo Deliberante de Orán junto a su compañera y amiga de la vida, Cristina Guzmán.
Oriunda de una humilde familia de Pichanal, es la quinta de diez hermanos, fue abriéndose camino, a pesar de los impedimentos económicos que tenía, para estudiar. En el secundario fue aprendiendo los secretos de la taquigrafía y de a poco fue descubriendo sus aptitudes para esa disciplina. Sus docentes también observaban su habilidad y le sugirieron que continúe estudiando al egresar.
Apenas con 17 años, egresada del colegio Armada Argentina de Pichanal, María Inés se convirtió en la primera taquígrafa del Concejo Deliberante de Orán.
"Cuando se abrió el concurso para rendir fui con zapatos prestados, pero convencida de que ese puesto sería mío. Nunca pensé que crecería junto a la democracia", le dijo sin disimular su enorme alegría a El Tribuno.
Como taquígrafa del Concejo Deliberante de Orán, a María Inés le tocó experimentar los cambios originados por la tecnología. Del viejo grabador de cinta, que permitía grabar las sesiones íntegramente sin cortes y las transcripciones en la máquina de escribir, que hacía durante las noches, apenas finalizada la sesión, pasó a las grabaciones con cassette y al uso de la computadora.
Siempre se destacó por su velocidad para tomar notas taquigráficas, simultáneas a las expresiones de los concejales.
También fue testigo del paso de los diferentes gobiernos municipales y las diferentes conformaciones del Concejo Deliberante y tiene coloridas anécdotas de los entretelones de las sesiones.
El pasado 8 de noviembre, Día del Empleado Municipal, Inés recibió una distinción de parte de la Municipalidad por sus 30 años de trabajo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora