Ignacio Nolfi, el abogado defensor del asesino serial Eduardo Robledo Puch, realizó un pedido extraordinario que fue tomado en cuenta por la Corte Suprema y podría ser el proceso que lleve a la libertad al criminal que lleva 44 años preso.
En su pedido, el defensor ordena a los jueces a que "se adopten las medidas pertinentes para que el detenido pase de un ámbito cerrado a otro menos riguroso" que lo vaya preparando para la "vida en libertad".
"Frente al tiempo que lleva detenido, corresponde establecer que el juez de ejecución deberá adoptar las medidas pertinentes a fin de propender a la paulatina y controlada inclusión del interno en la etapa siguiente, al sistema de ejecución de la pena que viene cumpliendo, permitiendo la progresión de su situación carcelaria en un ámbito cerrado a otro menos riguroso que lo vaya preparando para la vida en libertad", sostiene la resolución.
El 27 de noviembre de 1980 la Sala I de la Cámara Penal de San Isidro condenó a Robledo Puch a reclusión perpetua con más la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado, por haber matado a 11 personas y haber realizado más de 15 robos.
Estuvo detenido desde el 3 de febrero de 1972 hasta el 8 de julio de 1973 y luego se fugó durante dos días. Fue recapturado y desde entonces permanece detenido.
Según el cómputo de pena practicado, el cual se encuentra firme, el asesino serial había cumplido 25 años de reclusión el 12 de julio de 1995.
El 10 de mayo de este año, Robledo Puch salió del penal de Sierra Chica por un día. Fue llevado a la Asesoría Pericial de San Isidro para ser sometido a una serie de pericias médicas, debido a su deteriorada salud. Fue escoltado ida y vuelta por una decena de efectivos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora