El ataque talibán perpetrado en Afganistán, en el barrio diplomático de la capital Kabul, es "un ataque contra España", declaró ayer el Gobierno español, precisando que, además de los dos policías españoles, murieron dos miembros afganos del personal de la embajada.
"Nos encontramos frente a un ataque terrorista en el que murieron dos ciudadanos españoles y que perjudicó en gran medida nuestros intereses. Es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán", explicó el Gobierno en un comunicado.
"En el ataque también han muerto dos empleados afganos de la embajada", según la misma fuente.
Los talibanes reivindicaron el ataque, que terminó la madrugada del sábado, declarando que tenía como objetivo una casa de huéspedes para extranjeros.
Aunque el comunicado de los talibanes, y la información de la propia Policía afgana, señala que "el objetivo del atentado no era la embajada de España" se mantiene abierta la investigación y "no se descarta ninguna hipótesis", indicó Madrid en un comunicado que se distribuyó a los medios.
El Gobierno precisó que se produjo un intercambio de disparos de más de una hora en el interior del complejo de la embajada, donde pudieron entrar tres de los asaltantes talibanes al haberse destruido el portal con la explosión delante del lugar.
El primer policía español murió inmediatamente con la explosión del coche bomba. El segundo resultó herido y murió durante su traslado al hospital.
El comunicado describe una situación muy compleja de "varias horas" para las personas que se encontraban en la legación diplomática, que "pudieron ponerse a salvo al refugiarse en dos búnkers".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora