La Comisión de Límites de la Plataforma de la ONU el pasado 11 de marzo ratificó el informe argentino presentado en 2009 sobre el límite exterior de la Plataforma Argentina. Si bien ese informe alcanzaba a unos 1.700.000 km2 -que se agregaban a los 4.800.000 km2 ya existentes dentro de la zona de exclusión argentina- la Comisión sólo se refirió a unos 350.000 km2, que son las que están fuera de la disputa con el Reino Unido, quien también presentó su propio informe, casi espejo de la presentación argentina. La documentación presentada, agrega un antecedente muy importante a los reclamos territoriales y marítimos de nuestro país respecto a los archipiélagos y el mar austral y antártico al precisar el área en disputa. Un trabajo, que se constituye en un modelo, de cómo la Argentina debiera proceder en sus políticas de Estado, y una demostración de la capacidad profesional de quienes integraron la COPLA qué, pese transcurrir seis gobiernos, realizó un tarea científica, técnica y jurídica encomiable en favor de los intereses de la Nación. No obstante ello, no podemos perder de vista la situación dramática que el Atlántico Sur está ocupado por el Reino Unido. No sólo ocupa Malvinas, las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, que en total alcanzan 15.277 km2 en un archipiélago de bajo valor productivo; si no unos 3 millones km2 del mar argentino y la plataforma continental con sus recursos hidrocarburíferos, pesqueros, y minerales de singular valor. Solo por las capturas, en especial del calamar argentino (illex argentinus) durante los últimos 30 años, a través de licencias a buques extranjeros, los británicos han extraído recursos pesqueros del mar argentino, por un valor de 20.880 millones de dólares; lo que supone un "valor comercial final", del orden de los 147.830 millones de dólares, equivalente al 50% de la deuda externa argentina o la construcción de 7,7 millones de viviendas. La Argentina debiera elaborar una estrategia que revierta esta gravísima situación de ocupación territorial; pero, por el contrario, mientras ello ocurre el Ministerio de Defensa habilita una página web del trayecto de la Fragata Libertad con un mapa que muestras a la Islas Malvinas como "Falkland" y nuestra canciller Susana Malcorra, para evitar el veto del Reino Unido en su aspiración a la Secretaría General de la ONU, entiende que las Malvinas no son más la prioridad de Argentina en sus relaciones con Londres. Pasó el Día de la Escarapela, día en el cual recordamos que estamos necesitando al Gral. Manuel Belgrano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora