Respetar los tiempos de la naturaleza, comer sano y autoabastecerse son algunas de las razones por las cuales muchas personas eligieron contar con sus propios cultivos adecuados a espacios que antes eran inimaginables.
Las huertas urbanas son una tendencia que ha ido en aumento en distintas ciudades del mundo y que se conoce como huerting.
El interés por la vida sana lleva a que la preferencia sea cultivar vegetales libres de agroquímicos en pequeña y mediana escala. El ingenio hace que se implementen espacios de cultivo en las grandes ciudades, aprovechando por ejemplo patios, terrazas y balcones. ¿Qué plantar? ¿Cómo proteger las plantas del sol? ¿Qué tipo de macetas utilizar?
Los beneficios de las huertas orgánicas están a la vista: una cosecha sabrosa y en el punto exacto de maduración, la recompensa económica y la tranquilidad de que lo que llevamos a la mesa familiar es libre de agroquímicos.
Hay que tener en cuenta factores muy importantes como son la cantidad de horas de sol que recibirán las plantas, los vientos (en balcones altos) o el exceso de sol en terrazas que puede quemarlas.
* Balcones
Las macetas se ubicarán de forma tal que las de mayor tamaño queden por detrás de las más bajas para que las plantas más altas no proyecten sombra sobre las más pequeñas.

* Terrazas

El gran enemigo: el exceso de sol en verano puede dificultar el desarrollo de las hortalizas de hoja. Esto se soluciona con la instalación de una malla media sombra. Esta mantendrá las plantas frescas, reduciendo la frecuencia de riego y el estrés causado por el exceso de energía solar.

* Cocina
La cocina también será una zona de producción, ya que es el lugar ideal para las siembras y para la germinación de los brotes que aumentarán nuestra cosecha sin el recurso del suelo.

huertas.jpg

* Paredes productivas
Instalar en las paredes estantes resistentes a la intemperie es una forma de duplicar el lugar. Sobre ellos podemos colocar macetas livianas de 0,30 m de profundidad y cultivar plantas pequeñas (lechuga, espinaca, ciboulette, radicheta, rúcula y muchas aromáticas).
Otra opción es cultivar especies trepadoras armando un soporte donde puedan sostenerse: alambre, malla metálica o entramado de madera son algunas de las opciones. Se podrán cultivar allí arvejas, vegetales, chauchas o pepinos.
¿Cuáles son las verduras/ hortalizas por las que conviene empezar si no tenemos experiencia? Las más nobles son los rabanitos, las rúculas, las lechugas... Con algo más de espacio (a tierra) los zapallitos, las berenjenas; los tomates son muy productivos y dejan ver la diferencia entre el fruto casero y el comprado.
Los tiempos de cultivo van a depender de cada especie. Las hay de 1 mes como los rabanitos hasta de 4 o 5 meses como los brócolis o los coliflores. Depende la región dónde vivamos van a existir verduras que prefieren el calor como los choclos o los zapallos a verduras que disfrutan de temperaturas más frescas como las de hoja o las crucíferas como los brócolis o los repollos.
Macetas para cada lugar
* En terrazas: son determinantes el peso y las elevadas temperaturas a las que están expuestas las macetas en verano.
* En balcones: observar el peso del material de fabricación. Los plásticos son los más adecuados.
* En patios: si hay falta de luz solar en invierno es conveniente incorporar un sistema de ruedas en las macetas más pesadas.
Los cuidados
Plagas. La huerta orgánica, que se basa en principios ecológicos, imita los mecanismos de equilibrio y estabilidad de la naturaleza, en los que conviven diversas especies de insectos y plantas. Si logramos diversidad de hortalizas, flores y aromáticas asociando y rotando a lo largo del año, la salud de nuestra huerta mejorará notablemente, logrando el equilibrio natural.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora