A una semana del hallazgo del cuerpo de Leopoldo Federico Núñez, el enfermero asesinado a puñaladas y golpes en su casa, en el Grupo 648 de Castañares, no hay detenidos y su automóvil, un Renault Megane verde agua, no fue hallado.
La Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Pablo Paz, solicitó el secuestro del automóvil Renault Megane verde agua, con vidrios polarizados y llantas deportivas, con número de Motor F9QA736C288213 Chasis 8A1LA0N15L730987 y Dominio FQS 608 que pertenecía a Leopoldo Núñez.
Creen que en el Megane habría claves para ubicar a los autores del crimen pero el auto todavía no fue localizado y tiene orden de secuestro a nivel nacional.
A través de la información dada a conocer se solicita la cooperación de la comunidad en general.
Quien pudiera aportar datos, debe comunicarse al Sistema de Emergencias 911 o a la delegación policial más próxima.

El crimen

El sábado pasado alrededor de las 21, Andrés Moya, de 25 años, se sintió preocupado porque no sabía nada de su tío Leopoldo desde hacía tres días. Decidió ir hasta la casa de él, en el lote 5 de la manzana 16, del Grupo 648 de Castañares.
El sobrino vive justo en un barrio al frente del que vivía el tío. Apenas llegó a la casa verde supo que algo no estaba bien. La puerta estaba semiabierta, al igual que la ventana del dormitorio de su tío. Inmediatamente tomó su celular y llamó a su madre para contarle.
Andrés entró a la casa. Su tío estaba tendido en el piso del pasillo que da hacia un baño. Tenía la cara ensangrentada. Había sido brutalmente apuñalado y golpeado en la cabeza. Todas las habitaciones y el living estaban completamente desordenados, como si los criminales hubieran revuelto buscando algo.
El joven salió corriendo de la casa y llamó al 911 para dar cuenta de la situación.
En pocos minutos un móvil de la Policía arribó al lugar. Los policías solicitaron una ambulancia del Samec para la constatación de la muerte.
La ambulancia arribó a las 21.42 y una enfermera diagnosticó el deceso.
La autopsia realizada reveló que la causa de la muerte fue "shock hipovolémico por la herida de arma blanca".
Leopoldo Federico Núñez tenía 36 años. Se recibió de enfermero en 2010 en la Universidad Nacional de Salta y trabajaba en la terapia intensiva pediátrica del hospital público Materno Infantil. En los próximos días iba a tomar vacaciones para viajar a Cancún.

Sospechan del entorno

Se estima que Núñez habría sido asesinado durante la madrugada del jueves o momentos posteriores, lo que significa que el o los criminales tuvieron tiempo para actuar.
Aún se aguarda el resultado de varias pericias y estudios entomológicos que concreta el CIF y que llevarán a establecer fehacientemente la data de muerte.
La principal hipótesis da cuenta del móvil de robo y apunta al entorno de amigos y conocidos de Núñez, puesto que ingresaron a su vivienda sin romper ni forzar puertas ni ventanas, lo que podría significar que el o los victimarios tenían una relación de confianza con la víctima.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora