Los trabajos de bacheo y algunas mejoras que se hicieron sobre la ruta nacional 16 no lograron resistir el fluido tránsito, principalmente de camiones, que se registra en esa importante arteria.
Debido a esto, avanza el deterioro de la vía, sobre todo en el cruce con la ruta nacional 9/34, en jurisdicción del municipio de Río Piedras, hasta el pueblo de El Tunal, en el municipio de El Galpón.
En el mencionado cruce, había grandes deformaciones en la arteria, por lo que los operarios repavimentaron el sector.
Allí se registran además otros inconvenientes, ya que los camiones se estacionan en las banquinas e impiden la visibilidad.

Sin resultados

Los trabajos de reparación de la ruta nacional 16 avanzaron lentamente de oeste a este. Se hicieron bacheos y el reemplazo de tramos antes de llegar a la zona del paraje El Bordo.
El tramo más afectado se extiende desde Río Piedras hasta El Tunal. Circula una gran cantidad de camiones nacionales e internacionales.
Pero especialistas ya habían adelantado que tales trabajos no iban a soportar el fluido tránsito, ya que la ruta nacional 16 es un corredor bioceánico por el que transitan camiones de carga nacionales y extranjeros, de Brasil y Chile.
Los trabajos realizados comenzaron a deteriorarse. Comenzaron a aparecer baches y deformaciones en otros sectores.
Nuevamente, la ruta está repleta de grandes pozos, desniveles y deformaciones, a lo que se suma la ausencia de banquinas en condiciones.
El tramo más afectado consta de 60 kilómetros, que van desde la intersección con la ruta nacional 9/34, en jurisdicción del municipio de Río Piedras, hasta el pueblo de El Tunal, en El Galpón.
En el caso de los bacheos que se llevaron adelante, las reparaciones volvieron a dañarse a causa de las últimas tormentas registradas en la región y el tránsito permanente de camiones.
Los pozos y los pronunciados desniveles convierten a esta ruta en una verdadera trampa mortal para los conductores.
A esto se suman grandes deterioros en los distintos puentes de arroyos. Las estructuras se fueron desgastando y se formaron pozos, incluso hay zonas donde los hierros aparecen a la vista.
Estos problemas son un peligro para los automovilistas, porque los pozos hacen que los neumáticos de los vehículos golpeen fuerte contra las estructuras de metal.
Por otra parte, las banquinas no están en condiciones, una gran cantidad de malezas y hasta árboles las cubren.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora