El Banco Central, detrás de la idea de que los precios suben en buena parte por la cantidad de dinero que circula en la economía, dispuso absorber los billetes de la plaza.
La emisión había llegado a rozar el 40% anual (si bien en el promedio de diciembre quedó en 37%) sobre el final de 2015. Pero se desplomó en solo dos meses al 27,9%, según los últimos datos que reflejan las estadísticas oficiales (hasta el 10 de febrero).
El equipo de Federico Sturzenegger resolvió desde su primer día de gestión reducir drásticamente la emisión de pesos que realiza sobre la economía y empezar a poner un freno sobre las causas de fondo que hoy tiene la inflación.
La dinámica es una evidencia del diagnóstico que tiene en mente el Gobierno para el combate de la inflación en el mediano y largo plazo.
El Gobierno ya hizo anuncios oficiales sobre controles de precios y defensa de la competencia. En ese sentido, la política del Central busca gobernar variables macroeconómicas por medio de metas monetarias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia