*

El Banco Central vuelve a subir las tasas para frenar el dólar
El objetivo es evitar sobresaltos con el dólar a sólo tres semanas de que empiece a sentirse el alivio en el mercado cambiario cuando lleguen, como cada año, los primeros dólares de la liquidación de exportaciones de la cosecha gruesa. Atento a esto, la mesa de dinero del Banco Central salió ayer a levantar en un punto porcentual las tasas de interés que sirven de referencia a toda la economía, con una venta de más de $ 1.000 millones en Letras de deuda en el mercado secundario. La idea fue, como la semana pasada, absorber pesos y mejorar los rendimientos de estos títulos para apuntalar la licitación de hoy (en lo que se llama 'mercado primario').
Hay razones de peso para tomar estos recaudos: para hoy, el Banco Central debe pagar un récord de vencimientos de Lebac, que llega a los $ 48.000 millones; y ayer, otra vez, hubo algunos movimientos en la demanda de dólares que amenazaron con provocar un nuevo repunte en el tipo de cambio oficial.
Las tasas
Se espera que para la rueda de hoy Federico Sturzenegger decida subir entre uno o dos puntos porcentuales más las tasas de interés de las Letras de deuda, que en la licitación de la semana pasada dejó en un máximo del 37% anual para el plazo más corto. El organismo vendió ayer Letras que vencen entre hoy y el 20 de abril próximo. El exceso de oferta en estos títulos provocó una caída de precios y un repunte en las tasas, que pasaron de un rango entre el 35,5% y el 36% anual a uno de entre el 36% y el 37%. Según algunos pronósticos que circulaban ayer en las mesas de dinero, los rendimientos podrían alcanzar hoy niveles cercanos al 38% anual (todo depende, siempre, de la cantidad de pesos que se quiera absorber). Hubo, con todo, un movimiento sugestivo en la última semana que podría ayudar hoy al Central a recibir una mayor demanda en la licitación. Los fondos comunes de inversión money market (que invierten en activos vinculados a tasas) y de renta fija (bonos en pesos y en dólares) sufrieron rescates por más de $ 9.000 millones en sólo siete días. Los hicieron compañías que prefieren aprovechar plenamente la suba de la tasa de interés que promueve el Central e ir ellas mismas a la licitación. Con fondos money market que dan hoy rendimientos de apenas un 18% anual, el costo de tener dinero inmovilizado en ellos es demasiado alto. La alternativa más a mano es migrar a los llamados 'fondos t+1', que tienen retornos más ligados a los de las Lebac.
En busca de la calma cambiaria
El Central busca con esto asegurarse el regreso de la calma cambiaria. Y revertir, de algún modo, una caída de reservas que sufre desde hace al menos un mes. El stock cayó de u$s 30.000 millones a u$s 28.000 millones. El drenaje en este tiempo no se dio tanto por las ventas de divisas que hace en el mercado cambiario para contener el dólar (sólo cedió u$s 400 millones en lo que va del año), sino, prácticamente por completo, por la menor cantidad de divisas que los bancos tienen en una cuenta corriente del Banco Central. Esto es lo que se llama 'efectivo mínimo', un concepto que incluye encajes que hace el sistema financiero por los depósitos en dólares de los clientes y que está contabilizado dentro de las reservas brutas. Las entidades financieras recibieron un fuerte ingreso allí con la liquidación que hicieron las cerealeras desde mitad de diciembre, por el acuerdo con el Gobierno. Pero las divisas empezaron a salir de esa cuenta en febrero, una vez que se hizo más fuerte la demanda de importadores: el stock de esa cuenta cayó entonces de u$s 8.853 M a u$s 6.741 M y se replicó como un goteo en las reservas. La suba de tasas, ahora, pretende hacer de tapón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...