Mientras las inversiones en el exterior esperan en la "gatera" que llegue el mes de agosto, el presidente Mauricio Macri aprovechó en el aniversario de la Bolsa de Comercio para "invitar" a las más de 1.500 personas que se adhieran al plan de sinceramiento fiscal.
"Aprovechen ahora para entrar, porque si no los va a encontrar Alberto", dijo Macri en referencia a Abad, el titular de la AFIP.
En esa línea, el titular de la AFIP, Alberto Abad, brindó nuevos detalles, especialmente en lo que tiene que ver con la función del organismo en el tema.
El funcionario dio detalles sobre los requisitos que pedirán al momento de blanquear cuentas bancarias y explicó cómo se aplicará el bloqueo fiscal. Adelantó cómo están las negociaciones con EEUU para el intercambio de datos y qué sucederá con el secreto fiscal.
En el decreto -se están realizando algunos retoques- se eximiría de las cuentas el pago del impuesto al cheque; además, permitirían blanquear inmuebles fuera de una sociedad; aseguran que es inminente la promulgación de la ley para que el régimen empiece en agosto.
La reglamentación del blanqueo buscará atraer más capitales, eximiendo del impuesto al cheque los pagos que se exterioricen en efectivo y flexibilizando algunas trabas impuestas en la ley.
Así surge del borrador del decreto reglamentario que se dictará luego de la promulgación de la ley, que se publicaría entre hoy y mañana, según comentaron dos fuentes oficiales. La intención oficial -según publica La Nación en su sitio de internet, es que el régimen arranque en agosto y la expectativa de máxima del sector privado es que se blanqueen unos 60.000 millones de dólares. En el decreto del Poder Ejecutivo se eximiría del pago del impuesto a los créditos y débitos de cuenta corriente las cuentas que se exterioricen, para que incentivar a un mayor blanqueo.
Además, promovería que los bienes ya prescriptos no puedan ingresar a la moratoria -también contenida en la ley "ómnibus" votada por el Congreso-, por lo que deben optar por el blanqueo.
Por otro lado, permitiría que los inmuebles que estén dentro de una sociedad en el exterior sean blanqueados por fuera de ésta, para abaratar el costo del blanqueo y permitir que en el futuro el accionista de esa sociedad no tenga que pagar el impuesto a las ganancias.
Otro de los aspectos que muchos consideran crucial, a la hora de tomar la decisión de adherir al régimen de exteriorización, tiene que ver con el intercambio de información que habrá con Estados Unidos.
En la actualidad existen dos grandes paradigmas respecto a este aspecto: el de la OCDE, que nuclea a gran parte de los países del mundo (incluyendo a la Argentina) y la Fatca, que es un mecanismo de intercambio diagramado por los estadounidenses.
Debido a que Estados Unidos no firmó el acuerdo de la OCDE, en un principio, no estaría obligado a proporcionar datos de ninguna persona que tenga cuentas o propiedades en territorios norteamericano.
Dicho de otra manera: la AFIP no podría obtener información de los argentinos que tienen activos en Delaware o Nevada, por ejemplo. Sí podrá lograr su objetivo en otras jurisdicciones, incluso, hasta paraísos fiscales.
No obstante, el objetivo del fisco es claro: abrir el archivo norteamericano. "Nosotros comenzamos a recorrer el camino de tener un acuerdo de intercambio de información con Estados Unidos", advirtió Abad. Aunque aclaró que "va a ser un recorrido largo y que no será fácil", fue optimista de cara al futuro.

Intercambio con Suiza

"Empezamos a recorrer ese camino, como lo estamos haciendo rápidamente con Suiza (en relación con el acuerdo que busca cerrar con las autoridades helvéticas para intercambiar información financiera automáticamente). Ahí hay que tener una visión de mediano plazo", advirtió Abad.
Una de las cuestiones que también preocupa a los interesados tiene que ver con la posibilidad de que la Unidad de Información Financiera (UIF) pueda proporcionar datos a otras entidades, tirando por la borda el secreto fiscal.

    Los números optimistas

  • 60 mil millones es la cifra que maneja el Gobierno que será blanqueada, antes de fin de año.
  • No se investigará hacia atrás si existe declaración jurada del año pasado.
  • La AFIP trabaja en dos resoluciones: una para el blanqueo y otra para la moratoria.
  • El Gobierno quiere promover con mayor énfasis el bono a tres años.
  • 5% es el margen de los montos no declarados sin penalización.
  • Autoridades aseguran que es inminente la promulgación de la ley y regirá en agosto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora