Un nuevo caso de maltrato animal reavivó la polémica por la tracción a sangre. Ayer, un caballo que cargaba bolsas de tierra se desplomó en la calle Vicente López al 1100 por el cansancio y las malas condiciones físicas. Al animal se le notan los huesos en las ancas y en la parte del pescuezo. Tenía puesta una pechera precaria, el cogote lastimado como si lo hubieran agarrado con alambres y la cabeza hinchada. El caballo, bautizado "Vicente", fue trasladado a Caballería.
En tanto, el carrero estuvo demorado por varias horas, más de lo habitual, pero anoche desde Jefatura de la Policía de Salta confirmaron que quedó en libertad y que el caso seguirá por la vía judicial. Si bien a menudo se denuncian maltratos de animales, los proteccionistas esperan que de una vez por todas se tomen cartas en el asunto y se castigue a los maltratadores.
La proteccionista Nicole Sasso comentó que "a simple vista el caballo no podía sostener la cabeza, se caía al suelo, esos son síntomas de un caballo exhausto, que ha trabajado mucho. Nosotros tenemos conocimiento que los carreros alquilan los caballos como si fuesen un remise o un taxi".
Agregó que "gracias a Dios el doctor (Walter) Chihan logró estabilizarlo; lo medicó y lo calmó porque el caballo daba patadas".
Elva Moreira, de la Fundación San Roque, señaló: "Esto deja una vez más al desnudo la situación de los carreros de Salta. La realidad de los caballos ya la sabemos, el 85% de los animales de los carreros son víctimas de maltrato. Eso nos hace indignar, pero seguiremos adelante en la lucha contra el maltrato".
Moreira contó que su sector solicitó en reiteradas oportunidades una audiencia con el intendente Gustavo Sáenz y su equipo, pero hasta ahora no la consiguió. "Tenemos una propuesta que puede ayudar a que esta situación se resuelva", anticipó.
Lucas Iñigo, titular de Protectoras de Animales de Salta, señaló que "no estamos en contra de que la gente humilde trabaje, pero sin someter al sufrimiento al animalito. Creo que no hay una solución para esta tremenda problemática sino hay que empezar a abordarlo de forma conjunta".
vicente.jpg

Iñigo advirtió que para los carreros es una herramienta de trabajo, aunque "revientan a los caballos en 5 o 7 años y vuelven a comprar otro entre 600 y 1.000 pesos en Caballería y vuelve todo el circuito de trabajo. Creo que hasta que no haya una muerte no se va a tomar dimensión de lo que es esta problemática".
Por su parte, la concejal del PO, Cristina Foffani, dijo: "Nosotros defendemos que se aplique la ordenanza votada en el 2010, que está vigente, que ordena a la Municipalidad a reemplazar los caballos con motocargas y a Zoonosis a garantizar la salud de los animales hasta tanto se termine el traspaso".

Buscan una solución

El secretario de Ambiente municipal, Federico Casas, anticipó que en los próximos días tendrá una reunión con algunos proteccionistas. "Es un tema bastante complejo porque confluyen varios intereses; por un lado la situación social de las familias que necesitan trabajar y, por el otro, la tracción a sangre. Lo que no se puede negociar es el maltrato animal. Hay que encontrar una solución".

Así se recupera Vicente en Caballería

Mirá la transmisión que hicimos en vivo a través de Facebook:
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...