Mientras el vapor de una ducha recién terminada basta para empezar a transpirar otra vez, tras tórridos días de un 2016 que expiró en llamas, hasta los que tienen pileta en casa se preguntan consternados: ¿hasta cuándo va a seguir el calor? Calma, el calor se atemperará, pero habrá que esperar recién hasta el jueves para que la baja se haga sentir en las temperaturas máximas, que hasta el próximo miércoles estarán por encima de los 30 grados centígrados.
El jueves, cuando la baja de la máxima se sitúe por debajo de ese umbral, es posible que haya precipitaciones, cuestión que se anticipa por la gran humedad que está acompañando el ardiente clima del último fin de semana. Las posibilidades de tormentas son mayores en las zonas serranas, según le dijo a El Tribuno el meteorólogo Ignacio Nieva, porque allí se agudizan las condiciones para la condensación de la masa húmeda.
No obstante, no sería extraño que se sucedan varios días de lluvia también en el Valle de Lerma. El especialista no descartó que el próximo fin de semana esté pasado por agua. Bajará la temperatura paulatinamente y, tras el punto de inflexión del jueves, las máximas caerán a un ritmo primero moderado -hasta el viernes- y luego más acelerado. Se espera que durante el fin de semana la temperatura oscile los 25 grados. Si se presentan precipitaciones, es de suponer que el clima sea todavía más fresco, llamémosle fresco.

Coincidentes

Las proyecciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) van en igual sentido que los estudios del meteorólogo Nieva, desde mañana bajará la temperatura de las máximas, las mínimas se mantendrán entre 17 y 20 grados, a un ritmo ralentizado, por lo que recién el jueves los momentos más arduos del día -como el horario de la siesta- no llegarán a los 30 grados.
A pesar de que tanto el SMN como el crédito local coinciden en esa tendencia, en cuanto a la presencia de tormentas la institución oficial se anticipa a los designios de Nieva. Según el organismo las precipitaciones podrían presentarse el mismísimo martes en la tarde/noche. Los albores del miércoles serían sin aguacero pero aún con humedad, mientras que en las postrimerías ya habría "lluvias y tormentas". Para el SMN la lluvia es un hecho y será antes del jueves.
Más tarde o más temprano, no son pocas las posibilidades de que el fin de semana próximo esté signado por chaparrones. De iniciarse los aguaceros, tal como previenen el SMN y Nieva, no escaparían recién hasta el inicio de la siguiente semana, la segunda de enero. Por otro lado, sea con lluvias o sin ellas, lo que no aminorará es la fuerte humedad.

Balance de lluvias

Nieva afirmó que en diciembre llovió menos que el año pasado y muy por debajo del agua que cayó en noviembre, cuando se superó con creces al mismo mes de 2015. "En diciembre llovió muy poco, de hecho recién después de las grandes tormentas de los últimos días recién se completó un 60% del total que llovió en diciembre de 2015", aseveró el meteorólogo que ejerció funciones por más de cuatro décadas en el INTA. Si no hubiesen sucedido los potentes aguaceros de la última semana del año, hubiese sido un mes muy seco aunque con mucha humedad.
El especialista explicó a este medio que no se puede prever qué tanta cantidad lloverá en esta temporada estival ya que ello está sujeto a un gran número de variables que pueden irse alterando con el paso de las semanas. No descartó que éste año lluevan más milímetros que el anterior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...