El presidente Mauricio Macri definió ayer al campo como "el gran motor que tiene el país", al tiempo que lamentó los "conflictos innecesarios, inútiles" que se dieron entre el sector agrario y los gobiernos kirchneristas.
"El campo argentino es un gran motor que tiene este país. Lamentablemente, venimos de años de conflictos innecesarios, inútiles y hasta diría estúpidos entre el Gobierno y este sector pujante", sostuvo el mandatario.
Durante una visita a una estancia arrocera en la localidad correntina de Curuzú Cuatiá, Macri resaltó, con el paisaje de silos de fondo, que la quita de retenciones y la normalización del mercado cambiario son "para poner de pie al Valle de Río Negro, a la vitivinicultura, a la agricultura, a la ganadería, a la caña de azúcar, a los cítricos".
"Todas esas industrias tienen que crecer para darles trabajo a los argentinos", agregó el jefe de Estado, quien estuvo acompañado por el gobernador local, Ricardo Colombi.
En ese sentido, señaló que "el desafío es dejar de ser el granero del mundo para pasar a ser el supermercado del mundo", mientras instó a los productores a gritar "­sí, se puede!".
"Las reformas, los anuncios que hemos hecho tienen que ver que nos preocupa que el pequeño productor tenga oportunidades de trabajo, poblar el país equilibradamente y que cada correntino que se haya ido por falta de trabajo pueda volver", manifestó el Presidente.
Macri estuvo acompañado, entre otros, por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; su par del Interior, Rogelio Frigerio; el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó; el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el senador Alfredo de Angeli.
Los argumentos
Macri advirtió que llevan "apenas un poquito más de una semana gobernando este maravilloso país en el cual todos creemos, todos amamos y todos soñamos construir ese espacio donde no haya un argentino que quede en la exclusión". También abogó porque "no haya un argentino que quede en la pobreza, no haya un niño que no tenga las oportunidades de crecer, recibir una buena educación y alcanzar un buen trabajo el día de mañana para poder forma así, con dignidad, su familia", lo que generó los primeros aplausos del encuentro.
En otro párrafo señaló que "los argentinos esperan, a partir de haber votado cada uno en su lugar por su gobernador, haber votado todos los argentinos por quién quería que conduzca el país, que a partir de este momento seamos un único y gran equipo: presidente, gobernadores, intendentes, todos trabajando para que la Argentina vuelva a crecer".
También señaló que "la verdad que lo que nos une es el amor por esta tierra, el amor por ustedes, la confianza en ustedes, en lo que ustedes pueden hacer".
"Y todas las reformas, todos los anuncios que hemos hecho en estos últimos días, tienen que ver con que nos preocupa, empezando por el pequeño productor, por el trabajador, que haya oportunidades de trabajo, que podamos poblar nuestro querido país", afirmó para finalizar con un "­Fuerza Corrientes!".

Hasta bailó un chamamé
El cierre del acto en Corrientes fue a puro chamamé, ya que una mujer invitó al presidente Macri al improvisado escenario a bailar el género folclórico originario de la zona litoraleña, y el mandatario dejó mucho que desear en la danza.
En la escena se sumó el senador entrerriano Alfredo De Angeli, quien dio una breve lección del chamamé, en medio de risas y guiños de los funcionarios.
Mañana a Paraguay
El presidente Macri asistirá desde mañana a la 49º Cumbre de Jefes y Jefas de Estado del Mercosur, lo que se convertirá en su primer viaje oficial al exterior desde que asumió la presidencia, y que podría constituir el punto de partida para un nuevo escenario de las relaciones de la Argentina con el continente. A pesar de la hermética agenda que mantiene el Gobierno de cara a la Cumbre, diversas actitudes de Macri avizoran un cambio de dirección, fundamentalmente en las relaciones con Venezuela y los acuerdos con la Unión Europea y la Alianza del Pacífico, que formarán parte de los temas en debate de los jefes de Estado del Mercosur. Macri, quien se convirtió con los años en el líder de la oposición a la hasta hace poco presidenta Cristina Kirchner, triunfó en balotaje presidencial del 22 de noviembre al lograr vencer al candidato oficialista Daniel Scioli con un discurso de campaña que, en cuestiones internacionales, ponderó su pedido de libertad al preso político venezolano Leopoldo López.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora