El campo aguarda el resultado de las elecciones con una maleta de reclamos que dirigentes y referentes del sector agroexportador han difundido en los últimos años, como son el pedido de la eliminación de las retenciones y de los cupos para las exportaciones, en primer término.
Sin hacer acepción de candidatos, el agro espera que el próximo presidente y su equipo, escuche sus reclamos, lo cual no ocurrió durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner enfrentada con los agropecuarios desde 2008, cuando se produjo el conflicto de la resolución 125 que quería imponer retenciones con alícuotas móviles.
Ese intento oficial dio inicio a la Mesa de Enlace que llegó a congregar en el Monumento Nacional a la Bandera a más de 300 mil personas descontentas con el modelo económico que el campo hoy pide que se cambie.
En ese momento, el diálogo se cortó y la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias formada por Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Sociedad Rural Argentina se transformó en el enemigo del Gobierno.
Sin embargo, en las entidades también hubo evolución y los comicios llegan con dos novedades: la FAA se abrió de la Mesa y logró algunos paliativos como la devolución de una mínima parte de las retenciones a los productores y, ahora desde CRA, en la voz de su vicepresidente Pedro Apaolaza ya se pudo saber que habría llegado el momento final de su vida de conjunto.
La crisis de la zona productiva pampeana y también en las marginales hoy pasa por la falta de rentabilidad de los cultivos por los altos rindes de indiferencia, el costo de los insumos y la decisión de los productores de no aplicar tecnología.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora