Esta campaña se cerrará en 103-105 millones de toneladas, aproximadamente, y ya estaba cerrada antes de los anuncios.
El nuevo gobierno agarra un ciclo con la mala onda de los que venían de políticas de 10 años casi dirigidas a un estancamiento, o a una caída en la producción que fue de hecho lo que pasó. En este momento lo que estamos viendo es que se acaban de remover, y en forma no menor, muchas de las interferencias con respecto a las restricciones, los cupos, las importaciones. Hoy el país vuelve a pensar en exportar y a destrabar todo lo que tenga que ver con el comercio exterior. Por supuesto, una significativa baja de las retenciones, que es un puntapié muy importante y necesario que permite reordenar para empezar a ver cómo uno puede hacer números pensando en el mercado internacional, cosa que la Argentina había dejado de hacer. Pensar en el mercado internacional implica la oferta y demanda. Todavía falta mucho definir el rendimiento de los cultivos, pero estamos frente a un escenario de un gobierno que plantea reglas de juego totalmente distintas.
El tema de las estadísticas y cómo se manejó el gobierno kirchnerista fue una lamentable forma de pasar números no reales. Estas nuevas cifras marcan los números que deberíamos haber tenido en 2010, es decir que estamos, por lo menos, 5 años atrasados. Hoy estamos absolutamente estancados. Creo que se va a recuperar el tema estadísticas. Hay esfuerzos importantes en todas las áreas de gobierno, creo que son conscientes. También hay que reformular todas estas áreas y a partir de eso tenemos que empezar a pensar en cómo vamos a crecer, qué es lo que vamos a hacer. Son primeras medidas, después falta un montón porque lo destruido en 10 años es imposible recuperarlo en un mes.
El área de siembra (15/16) ya está cerrada. Lo que tenemos que mirar con buenos ojos es lo que viene, ser creativos. La misma situación de la lechería (disputa de precios) pasa en muchas cadenas agroindustriales que tiene Argentina, estamos viendo el inicio de todo esto que es auspicioso.
El sector no está liquido, y si ahora tiene una buena cosecha va a recomponer parte de lo que perdió en estos últimos años, y la próxima campaña va a ser de un crecimiento de área del 10 al 15%, en donde maíz y trigo van a crecer y la soja se quedará en estos niveles. Podemos pensar que la próxima campaña será de 116 millones de toneladas. Vamos a ir despacio, recuperando el nivel de tecnología", explicó.
Nosotros hemos planteado que la Argentina está proyectando 140 millones de toneladas.
El cálculo es prudente, porque a mediano plazo podemos estar muy por encima de esa estimación. La Argentina empieza un trabajo enorme de todos los sectores para reconstruir lo que en los últimos años se dejó de lado para crecer, pero los mercados no están mostrando lo que mostraron en la década ganada".
.
.
.
.
.
..
.
.
.
.
.
c

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora