Los procesos productivos del agro no suelen coincidir con las necesidades electorales y las visiones de corto plazo. Una definición concreta de Daniel Scioli respecto de los derechos de exportación o los ROE del trigo y del maíz, por ejemplo, hubiera favorecido un aumento del área sembrada con ambos cultivos. Eso hubiera significado contar con más dólares en los primeros años de un eventual mandato del actual gobernador bonaerense.
El candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, promete la eliminación lisa y llana de las retenciones para los cereales y la rebaja parcial para la soja, en cinco puntos anuales. El postulante del Frente Renovador, Sergio Massa, se inclina también por la eliminación de las retenciones al trigo, al maíz y al girasol y tomar a cuenta de Ganancias cinco puntos porcentuales de los derechos de exportación de la soja.
A los tres ganadores de las PASO se les presenta con el agro un escenario de crisis, mucho más complejo de resolver que con simples promesas de diálogo o reducción de retenciones. La presión impositiva, el tipo de cambio, la inflación y la suba de costos son, entre otros, la cara visible de la crisis que daña a todos los segmentos del campo.
Según el presidente de CRA, Rubén Ferrero, la deuda del Estado en reintegros de IVA a los productores asciende a 1.000 millones de pesos. La demora se extiende por más de un año y muchas empresas agropecuarias deben recurrir a presentar recursos de amparo para que les reconozcan las deudas.
Otro ejemplo del sesgo antiproductivo es la falta de ajuste por inflación. Al no actualizarse la base impositiva por el Índice de Precios Mayoristas (IPM) las empresas agropecuarias deben pagar Ganancias por un monto mayor al verdadero.
Las restricciones financieras también operan con un sentido antiproductivo. Una de ellas es la decisión del Banco Nación de no otorgar créditos o poner trabas en la renovación de carpetas a quienes tengan de soja.
Quienes ven al campo como una simple caja de la cual obtener los dólares que faltan para enfrentar la escasez de reservas que deja el kirchnerismo en el Banco Central omiten que para que la rueda se ponga en marcha habrá que desmontar esos mecanismos de relojería que no hacen otra cosa que llevar el tiempo hacia atrás. En la jornada de protesta que el CRA, la Sociedad Rural y Coninagro realizaron el miércoles pasado en el obelisco se advirtió que si no hay medidas urgentes para el campo la crisis se agravará. "Lamentablemente tuvimos razón cuando advertimos lo que iba a pasar si se aplicaban estas medidas", dijo el presidente de la SRA, Luis Miguel Etchevehere. Advertencias o no, alguien deberá empezar a trabajar en serio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora