Bajo un fuerte operativo de seguridad, el presidente Mauricio Macri participó ayer del tedeum por el aniversario de la Revolución de Mayo brindado por el arzobispo porteño, Mario Poli.
La homilía tuvo dos etapas, una en la que el cardenal citó al Evangelio y puso el ejemplo de Cristo, y la restante en la que abordó la situación política y social del país, haciendo hincapié en lo social.
El cardenal hizo un llamado a "no perder la sensibilidad ante los más pobres", y a que "las promesas no defrauden a la gente".
"Para Jesús, el que ejerce bien la autoridad se pone al servicio de todos, con gestos y palabras", señaló.
Poli pidió a la vez que "no se preocupen tanto de hablar, cuanto de escuchar", y que quienes tengan cargos los ejerzan "con espíritu servicial y humildad".
Acompañado por la primera dama, Juliana Awada; el Gabinete nacional; el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y legisladores, el jefe de Estado arribó a la Catedral Metropolitana minutos antes de las 11 para participar de su primer tedeum del 25 de Mayo desde su asunción al frente de la Casa Rosada.
En los casi 50 minutos de la ceremonia, el cardenal primado reclamó "coraje para crear espacios y mesas" en las que se pueda "compartir la sabiduría del diálogo, donde las ideas superen las ideologías y donde nadie se levante hasta encontrar acuerdos razonables y duraderos de los que dependen tantas vidas, proyectos y sueños".
Así, el vicepresidente primero de la Conferencia Episcopal Argentina se sumó a los continuos llamados de la Iglesia argentina realizados en los últimos tiempos para atender la situación social y en medio de las diferencias surgidas entre el Gobierno y el papa Francisco.
"Ayúdanos, Jesús, para que los que tenemos algún grado de dirigencia en la Argentina soberana nos comprometamos cada vez más a servir y a no ser servidos; a descubrir la grandeza y alegría del que sirve, dejando de lado toda mezquina ambición", subrayó Poli.
Y agregó: "Que el genio que muchas veces nos distanció se convierta en ingenio para que todo argentino o inmigrante de buena voluntad que comparta nuestros días tenga tierra, techo y trabajo, lo elemental", y solicitó hacer "esfuerzos ante el dolor de los más pobres".


locro patrio.jpg
<div>Macri, en Olivos, compartiendo el

" id="1168782-Libre-1572155595_embed">
Macri, en Olivos, compartiendo el "locro patrio".


"Contentos, el tedeum volvió a la Catedral"

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, comparte las palabras de Poli. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó ayer que los asistentes a la ceremonia religiosa tradicional en honor a la Revolución de Mayo están "contentos porque el tedeum presidencial volvió a la Catedral Metropolitana".
"Compartimos 100 por ciento todo lo que dijo el cardenal Poli. Fueron palabras muy lindas y sabias que hablan del compromiso que tenemos que tener, de un país en paz y prosperidad. La Argentina ha cambiado por decisión de los argentinos, que se han dado una oportunidad para reencontrarse", manifestó el funcionario nacional.
En declaraciones que formuló a la televisión en la vereda de la Catedral, tras el tedeum, Peña aludió también al reclamo de Poli de que "no se paralicen las estadísticas" públicas sobre la situación social.
"Las estadísticas tienen que servir de referencia, una hoja de ruta, pero al final del día se está hablando de personas y todas, sobre todo los más débiles, necesitan que se esté cerca", reflexionó Peña y prometió que "va a haber nuevas estadísticas oficiales".

La Plaza de Mayo fue vallada para prevenir incidentes

Parte del lugar fue ocupado por la protesta de los cooperativistas. El presidente Mauricio Macri asistió a la Catedral metropolitana, con parte del perímetro de la Plaza de Mayo vallado para impedir la llegada de cooperativistas que protestan contra el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Conflicto

Justamente, se evitó que el presidente y su comitiva se reuniesen detrás de la Casa Rosada, en la plaza Colón, por temor a que el reclamo de cooperativistas produzca conflictos.
Trabajadores cooperativistas que prestan servicios para la Ciudad de Buenos Aires mantienen un acampe y vigilia en la Plaza de Mayo para reclamar al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que "cumpla el compromiso de 250 puestos de trabajo" y otorgue un aumento salarial.
Los cooperativistas mantienen un acampe "hasta que Gobierno cumpla con lo prometido".
En la plaza estuvieron apostadas la Guardia de Infantería y la Policía Federal.
Por estrictas medidas de seguridad, los ingresos a las cabeceras de algunas líneas de subte fueron cerrados.
"Larreta, queremos aumento y presupuesto de trabajo", decía la leyenda de una bandera colgada sobre una de las vallas.
La semana pasada, luego de que los cooperativistas ocuparan el hall central de la sede gubernamental ubicada en Parque de los Patricios, el vicejefe de Gabinete, Juan Pablo Graña, se comprometió a reubicar a 250 desocupados.
Por el momento, siguen las negociaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Roberto Carlos Marquez
Roberto Carlos Marquez · Hace 6 meses

LACRAS MACRISTAS MENTIROSAS... HIPOCRITAS Y ANTIPUEBLO. LAS PLAGAS ESTÁN PASANDO PARA ESTE FARAON, VAMOS A VER SI EN LAS DOS PROXIMAS EL PUEBLO SE LEVANTA AL FIN


Se está leyendo ahora