A pesar de la desmentida oficial a través de distintos medios de comunicación de un hecho policial donde un estudiante de 18 años resultó prácticamente desfigurado a golpes, por la supuesta acción de personal policial de villa El Sol, se conoció la denuncia formal que obra en la fiscalía de Derechos Humanos.
El hecho, publicado por El Tribuno en su edición del día 21 de agosto, da cuenta de un procedimiento en el cual un joven resultó seriamente herido por la acción de efectivos que llegaron a un inmueble de donde se había disparado una denuncia por violencia familiar. Los efectivos fueron atacados al intervenir y pidieron refuerzos. Posteriormente detuvieron al joven que, según los testimonios de los denunciantes, circulaba ocasionalmente por el lugar. Las fotos aportadas a este medio resultan concluyentes de la brutalidad que sufrió.
Las versiones oficiales que se difundieron en las últimas horas tratando de desmentir la publicación de El Tribuno, indican que el joven fue herido por los propios protagonistas del incidente familiar y que no había denuncia al respecto.
Sin embargo este medio accedió a la denuncia efectuada por los familiares del joven herido, luego de que descubrieran que los efectivos intentaban ocultarlo, con los evidentes signos del maltrato, dentro de un móvil policial. La publicación de El Tribuno también dio cuenta de esta situación a través de fotos tomadas en ese momento.
El facsímil de la denuncia, que lleva el número 596/2016, fue radicada en la Fiscalía de Derechos Humanos.
denuncia menor golpeado por la policia.jpg

La misma fue formalizada por Débora Rioja, de 29 años, hermana del joven lesionado en un episodio de violencia aun no esclarecido, en el que quedó involucrado personal policial. El mismo debe ser investigado a fondo.
La denunciante fijó domicilio en la manzana 9, de la ampliación Villa Juanita.
En la misma especifica su parentesco con la víctima, hora del suceso y el nombre completo del joven a quien representa. Además señala claramente como responsables de la victimización de su hermano Miguel Agustín Rioja, de 18 años, de profesión estudiante, al personal policial del sector Este.
La denuncia está rubricada además de la denunciante por Geraldine Abraham, agente fiscal de Derechos Humanos.
La denuncia, que tiene fecha de emisión el mismo día de los hechos, fue caratulada inicialmente como "Severidades calificadas, vejaciones calificadas".
Esta queja penal, sostenida por la familia Rioja, tiene además un soporte fotográfico, tomado minutos después de la detención en la vía pública del joven Miguel Agustín, y muestran claramente lesiones lo suficientemente graves como para que se hubiera requerido la intervención del Samec.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...