Este lunes emprendieron obras de restauración para preservar de la humedad y el desgaste del tiempo al extravagante castillo del escritor francés Alejandro Dumas en las cercanías de París, anunció la directora del dominio de Montecristo.
Canalizaciones dañadas, techos con fisuras, maderas carcomidas. Levantado en un terreno saturado por las aguas, en Port Marly, la propiedad del autor de 'Los tres mosqueteros' se degrada con rapidez. Los trabajos, que durarán hasta mayo de 2016, comenzaron por 'la plomería y la red hidráulica' del parque a la inglesa del castillo, explicó a la AFP la directora del dominio, Frédérique Lurol.
El presupuesto de las obras es de casi un millón de euros, la mitad financiado por subvenciones del Estado. Fue lanzada una suscripción pública para colmar el resto. En plena gloria literaria, Dumas hizo construir en 1844 un palacete neorrenacentista bautizado 'castillo de Montecristo', en
referencia a una de sus obras más conocidas, 'El conde de Montecristo'.
A éste se añade un pequeño pabellón neogótico que le servía de gabinete de trabajo, por su parte bautizado como 'el castillo de If', al igual que la prisión en la que su personaje vivió durante 14 años.
Dumas veía su creación -parque florido, pequeños arroyos, grutas artificiales...- como 'el paraíso terrenal a escala reducida'. Demasiado generoso, demasiado aventurero, Dumas era incapaz de ahorrar fondos. En 1849, arruinado, se resignó a vender Montecristo a un testaferro por un monto ridículo, para abandonar definitivamente el lugar en 1851.
Unas 21.000 personas visitaron el año pasado 'el castillo de If', que será cerrado durante las obras. No obstante, el palacio neorrenacentista seguirá abierto al público.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora