El martes pasado, en la escuela técnica 5.104 Lanza Colombres, cuando el director Domingo Silva se encontraba en su escritorio abocado a tareas administrativas, del techo del despacho le cayeron escombros en la cabeza. Afortunadamente, no le ocasionó ningún daño físico.
Silvia Garzón, vicedirectora de la institución, manifestó que a raíz de este hecho, que podría haber sido muy grave, se informó inmediatamente al supervisor, Luis Arévalo, y a la Dirección de Infraestructura provincial. "Hicimos el informe correspondiente y adjuntamos las fotos. Todavía esperamos el relevamiento para darle seguridad a los padres y docentes y recibir a los alumnos la semana próxima", explicó la docente.
Esta escuela, ubicada en pleno centro de Orán, tiene 75 años, pero el edificio es mucho más antiguo ya que fue una vivienda donada por la familia Chagra para que allí funcionara la escuela de manualidades.
"Probablemente no debe ser una construcción antisísmica, por eso los técnicos deberán hacer un relevamiento", estimó la docente. Con el aporte de la ayuda escolar compraron los insumos necesarios para inicio el ciclo lectivo. "No obstante, ponemos en condiciones el lugar con la ayuda de la Municipalidad en carpintería, electricidad, plomería y sanitarios, que por cierto están bastantes deteriorados porque aún no llegó la ayuda de la Provincia. Nadie sabe responder cuándo llegaran las partidas", explicó.
Las necesidades
La docente anticipó que dialogaron con el diputado provincial Baltasar Lara Gros, para que conociera las necesidades edilicias y solicitaron ayuda para "reactivar el presupuesto que alguna vez estuvo aprobado y después se modificó".
cielorraso escuela oran director 2.jpg
Silla y mesa del director, cubiertas de trozos de cielorraso.
Silla y mesa del director, cubiertas de trozos de cielorraso.
Es una institución que funciona en tres turnos, superando una matrícula de 1.200 alumnos. "Padecemos las altas temperaturas y muchas veces el hacinamiento; los ventiladores son insuficientes y por el ruido las clases no son óptimas. En Orán no puede haber ninguna escuela que funcione sin aire, ventanas sin vidrios o sin agua. La intención es trabajar para comprar aires acondicionados para las aulas".
"Desde 2013, alumnos y padres de la escuela realizan manifestaciones públicas pidiendo por mejoras en la institución. Es una queja que se repite, pero recibe muy poca repuesta", dijo un padre preocupado. Silvia Garzón señaló al respecto que la semana pasada, arribó a la institución la arquitecta encargada de la empresa que lleva adelante una ampliación de la escuela, "pero no hay fecha exacta para el inicio de las obras".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora